IV Concurso de Microrrelatos

Fundación Pública Gallega Camilo José Cela

El viajero está echado, boca arriba, sobre una chaise-longue forrada de cretona...

Presentación de trabajos

Estimados participantes,

Debemos recordaros que NO SE PODRÁN MODIFICAR los microrrelatos una vez enviados a través de la plataforma.

No os olvidéis de revisar vuestro trabajo bien antes de darle al botón enviar ¡no hay marcha atrás!

 

 

Los microrrelatos

Subido el

Retazos de un viajero incierto

SERGIO PERALES TOBAJAS

... . Los infinitos, amorfos, minúsculos y desparramados trozos seguían ahí. Tenía miedo a recomponerse y continuar el viaje.
Subido el

La historia se repite.

Nuria Yeste Espín

... algo ajada y molida por el tiempo, mientras piensa cuando fue la última vez que estuvo sentado ahí. Desde la cocina, le llega la alegre melodía de las cacerolas que hierven y el bullir del canturreo de la cocinera que tanto le hubo alegrado en el pasado. El viajero...
Subido el

Un viaje lleno de emociones

Lara Suárez-Mira Reija

... … Faltan menos de dos horas para que despegue el avión, y ya se ha despedido de toda su familia, amigos y demás. Está echado por dos razones: la primera, porque no tiene nada más que hacer, y la segunda, porque está cansado. Es de esas personas a las que les cuesta...
Subido el

LA IRREMEDIABLE HUIDA

Begoña Sastre Calvillo

... . Estaba cansado,derrotado ,su viaje en realidad había sido una huida, una manera de escapar de todo su pasado, un pasado que solo le había traído dolor y que por fin había decidido dejar atrás , especialmente había conseguido alejarse de aquella mujer a la que amo y...
Subido el

CRECEN LIRIOS Y AMARANTAS

ÁNGEL MANUEL CASTILLO DE LAS PEÑAS

... empapada en sangre. Amarantas y lirios crecían del interior de aquella tela de lino como queriendo emular la mortandad de los cipreses. De las entrañas de aquel hombre supuraba silencio, el propio de un muerto que viaja en avión con su maleta difunta, atestada de...
Subido el

El tiempo.

Sara Macarro Montaño

... , sus esquinas sucias, el tiempo pasó por ella también. Las pestañas del viajero, largas y oscuras, quieren rozar los hoyuelos bajo los ojos que el tiempo le regaló. Sobre él, pegado en el techo, un cabré negro enrollado en uno blanco, una bombilla al final de estos....
Subido el

La decisión

MARIA JOSEFA ROCA GARCÍA

... . A su lado la mujer. Desnuda, plena. Tras el cristal, la inmensidad ondulada, coloreada de rojos, ocres y amarillos. El verde oscuro de los pinos es un paréntesis de realismo entre tanta psicodelia. El viajero ha venido de visita, como tantas veces. Su presencia, tan...
Subido el

El pan nuestro de cada día

Lorenzo David Rubio Martínez

... . Así llamamos a mi padre desde que murió. Si nos preguntan por su paradero, decimos que se enamoró de una forastera y partió con ella. En realidad, nos da igual; hacemos como si aún estuviese vivo. Toda la familia tiene claro el protocolo a seguir de cada día. Mamá...
Subido el

Defectos estructurales

Esperanza Tirado Jiménez

... verde desteñida por el uso. En su mano sostiene una copa de vino, a la que da vueltas, aparentemente desganado. Enfrente, en una butaca redonda, la dueña, heredera de la casona familiar, ahora reconvertida en un intento de hotel rural, espera su decisión. Abrumada...
Subido el

Miedo

Kristina Pavlyshyna

... . Su mente se mueve a cientos de kilómetros por hora, con los ojos fijos en el puro encendido que hay entre sus dedos. El humo envuelve la sala en un abrazo pálido. Debe ser más de medianoche. La noche le vuelve loco. Tal vez porque signifique oscuridad. La oscuridad...
Subido el

El viaje hasta hace quinientos mil millones de segundos.

Areli Ruiz Mena

... , ha visto una estrella fugaz. Sonríe y le brillan los ojos. Me recuerda a Álvaro. El niño con los ojos más cristalinos y marrones del universo. Creo que octubre empieza en sus pestañas. Se sienta delante de mí. Nunca sale al recreo y dibuja. Aunque en...
Subido el

El final de una promesa

Ramón Ortega Martínez

... , en tonos oscuros. Recuerda el camino recorrido hasta allí. Largas marchas diarias que, al llegar la noche, le dejaban agotado. Los senderos atravesados, las veredas seguidas y los pueblos encontrados, así como sus gentes. Todavía tiene presente en su mente el paso...
Subido el

La sinfonía del viajero

Marina Camazón Olmedo

... . Descansa. Parece que duerme en paz. Reflexiona. Parece que recapacita. Se empequeñece. Parece que el mundo se engrandece. Abandona. Parece que ha dejado las armas. Se levanta un nuevo amanecer. Parece que hoy no hay estrella. Vive. No, parece que ya no vive.
Subido el

ES PERSONAL

Héctor Marcos Guetufian

... , manchada de sangre. ¿Quién fue el asesino?. ¿Por qué eligió matarlo ahí?. El lugar es inmenso y lleno de muebles obtusos. ¿Por qué elegir el mueble sagrado?. ¿El mueble construido para los Dioses?. Vulgar. Asesino y vulgar. Voy a encontrarlo aunque sea lo último...
Subido el

Suspiro de un largo viaje

Gonzalo Ezequiel Casares Diaz

... . Los colores de la tela parecen fundirse con el entorno mientras su alma deja escapar un profundo suspiro. El camino ha sido largo, y de este solo restan tímidas fotos que parecen posar sobre cuadros añejados. Mientras las sombrías imágenes se insinúan en sepia,...
Subido el

UN VIAJE POR MOTIVOS LABORALES

VICTOR TARDIO CRESPO

... que despierta humedecida por litros de Möet Chandon descorchados la noche anterior. En la misma habitación, tres asiáticas lucen sus cuerpos desnudos sobre una cama circular y dos patos aletean con impotencia esposados a un señor en camiseta interior y...
Subido el

ENCUENTROS

AGUSTÍN BAYO RODRÍGUEZ

... , tampoco es que le importe demasiado piensa, mientras le da una calada al pitillo humeante, en lo que verdaderamente se fija es en el pequeño libro de la estantería, libro viejo, usado, lastrado, ajado, con esa melancolía de vivir la vida plenamente y saber que se...
Subido el

RELAMPAGO DE LA NOCHE

Josep Manuel Segarra Bellés

... y había oscurecido; sólo quedaba una ligera claridad en el cielo. Los cuervos iban posándose silenciosamente en la tierra, se oían sus berridos. Algunos hombres y mujeres sospechosos rondaban por el campo, escondiéndose entre los matorrales, en uno de estos...
Subido el

La búsqueda de Ítaca

Jacobo Valcárcel Castro

... dormido, está soñando con viajes imposibles a través del mundo, imaginando bosques, playas, desiertos. Piensa en los grandes fracasos de las agujas del reloj. Piensa en Verne, Proust o en H. G. Wells. Piensa en los viajes a la Luna que aún no ha realizado o al centro...
Subido el

Arena de nómada

Marco Antonio Guijarro Ceballos

... ultrajada, desvirgada; sin posibilidad de recuperar su inocencia perdida. El viajero que nunca fue nómada mutó descontrolado, no fue un acto natural ni provocado, surgió sin más; anduvo buscando el origen de su mutación, profanó su cuerpo dejando marcas imborrables...
Subido el

EXTRAÑO VIAJE

ANTONIO PORTA VERA

... en la recepción de su hotel. Tras muchos días de viaje, había llegado a aborrecer aquella vetusta butaca, pues pasaba largas horas en ella a la espera de su cita. Él añoraba su viejo sillón. A Juan, nunca le había gustado viajar. Y, ¡míralo!, allí se encontraba...
Subido el

El regreso

Flavio C. A. Colina

... , con el cansancio de los caminos pellizcándole las piernas. Respira con suavidad. El aire tiene un sabor a tiempo. Los sonidos que oye son únicamente los suyos. Sus ojos se pierden en una larga y profunda mirada al techo de la vieja habitación. Lo pintó hace muchos...
Subido el

Aeropuerto

marllo gracia

... . Ante sus ojos, multitud de maletas cargadas de personas se mueven a diferentes ritmos, dejándose llevar por los largos pasillos. En su interior, la gente se retuerce, buscando una posición lo menos dolorosa posible. El paso se acomoda a la velocidad de las...
Subido el

Olvida sin recordar

ANA BELÉN FERNÁNDEZ PALÉN

... Hace tiempo que ha dejado de viajar. Ve pasar sus días recordando...volviendo a recordar...hablando de otros países, de personas, nombres que nadie conoce. Recuerda su vida. Sonríe discretamente, a veces. Otras, sorprende con carcajadas dispersas. Algunas, las más,...
Subido el

El aroma dulce de las jaras

LUIS OLIVEIRA GINER

... . Abre los ojos con las primeras luces de la mañana; de un gesto habitual se acomoda el pelo que deja crecer de un lado, disimulando a duras penas la calva. Al apoyar los pies sobre el entarimado de castaño, siente calor, y piensa que debería levantarse más temprano si...
Subido el

La Alcarria de Viaje

P. Bolea

... . Salta, libremente, para el techo y deja volar distraídamente la mirada, que imagina, rozando, en torpes golpes, las paredes, los muebles, la lámpara moribunda, como una leve mariposa encendida. Está aliviado y nota un cansancio grande queriendo encontrar la postura,...
Subido el

El viejo, la muchacha y el cometa

Ana Montiel Rebollo

... que había movido hasta el jardín para contemplar el firmamento. Ahora era ya un anciano de barba nívea, ojos cavernosos y torso hético. Su mente comienza a vagar por los mares del Universo de su vida. Vida que gastó buscando sin cesar un cometa y una mujer. Habían ya...
Subido el

LOS VEINTE AÑOS AUN NO HAN PASADO

José María Martín Vecino

... en la suite del hotel que se abre en balconada al Río de la Plata. Un tango lo despierta y se levanta con la corbata desanudada y los pies sólo cubiertos por calcetines ejecutivos, atrae hacia sí con decisión a su amante que con sus labios carmesí, vestido de seda...
Subido el

Escalofrío

Ramón Santana González

... . Hace unos minutos colocó el punto final a un desafío que comenzó hace ya demasiado. Ha escrito el libro de un viaje sin salir de su despacho. Una novela tan fiel al recorrido como le ha sido posible. Lo demuestran las docenas de mapas y planos garabateados en rojo que...
Subido el

La realidad que uno elige.

María Peña

... .Se gira hacia un lado y hacia otro, intentando conciliar el sueño. Ella aparece, como siempre, sin hacer ruido. Se acerca a él para poder tener una de esas conversaciones que sólo ellos dos entienden, en las que la mayoría de veces las historias que se cuentan ya las...
Subido el

TIEMPO PARA LAS MARGARITAS

FLOR DE LIS

... . La pensión donde se encontraba era un tanto rocambolesca para un sitio tan rural y esquivo. La regentaban una madre y una hija, pero esta se había cansado hace tiempo de la vida con su madre y esa misma mañana le dijo que se marchaba. No le importaba la presencia del...
Subido el

LA PALA

Jose Manuel Madera García

... ... Cierra los ojos para regresar por unos segundos al bosque fatídico y los abre bruscamente para mirarse extrañado las palmas de las manos (¡no era la sensación que esperaba!)… La mente vuela luego hasta su casa y recorre las habitaciones buscando una pala… No...
Subido el

Paz

Enrique Martin Benites Iriarte

... que María bordo para el, así sus travesías encontrarían la paz que necesitaba, ya que lejos donde el iba a desconectarse del mundo efímero su cabeza aún estaba sumergido en el.
Subido el

Dos soledades

Pilar Galindo Salmerón

... No sabe que hace allí, ni quien es ella. Solo sabe que quiere quedarse. Cuando el viajero baja del tren, no parece haber llegado a un destino, sino a una resignación; varias capas de soledad le empañan la mirada; las punteras de sus zapatos están agrisadas, por el...
Subido el

El viento en el columpio

María Nosmon

... ...aunque en realidad reposa sobre la hierba, al borde del acantilado. Con los ojos cerrados, disfruta obscenamente de las caricias del intenso sol y la brisa salada por todos los rincones de su cuerpo. Se oye a lo lejos, rítmicamente, cómo el viento se divierte en el...
Subido el

Las caras del viajero.

Alba Sánchez Barco

... . Alguna gente lo mira, curiosa, y tuerce el gesto. Otra no repara siquiera en él. Es mediodía, y los rayos de sol inciden en la cara del viajero, quien, molesto, abre los ojos y se los cubre con la mano. Con el estómago vacío, se acerca a un pequeño puesto en el que...
Subido el

Humedad

Liset Reyes Aldereguía

... . Fuma el último cigarrillo tranquilamente mientras espera la llegada. En ocasiones deja caer las cenizas al suelo. El líquido está disperso por toda la habitación pero su mirada permanece inmóvil. Un suspiro tóxico anuncia el final de la búsqueda y el inicio de un...
Subido el

COBARDÍA

Teresita Bovio Dussin

... , afuera llueve y las gotas repiquetean lóbregas sobre los sucios vidrios de la habitación. Lee y relee la arrugada carta donde su mujer le anuncia que se marcha cansada de sus ausencias y desamor. En un rápido pantallazo recuerda amores y promesas, pero el juego y el...
Subido el

La ciudad no es suya

Sergio Casal Figueroa

... cuyo tacto le guía, junto a los últimos rayos de sol filtrados entre los rascacielos, hacia el país de lo onírico. Un cuadro. Sólo ve un cuadro cuya línea de horizonte fugado separa lo común, lo diario, de lo desconocido. Qué bello es lo terrible. ¿Cómo huir de...
Subido el

Un hombre como todos los hombres

Juan Pablo Berdini

... Un hombre contempla el vacío anaquel de su futuro. Sabe que al momento una magia lo acecha, y que cada instante de su vida, de un modo u otro, fue presa de la misma magia. Inútilmente intenta descifrar el hecho capital de su existencia; igualmente frágiles son...
Subido el

Turista del sistema

Beatriz Teresa Bustos

... . El sonido zumbante de las moscas que revolotean por su cara lo alteran; de vez en cuando embate contra ellas con su manó sucia y deformada. Gira continuamente para librarse de las importunas seguidoras; pero lo que más le fastidia son los ocasionales “turistas del...
Subido el

Aitana

María Elena Gutiérrez Hernández

... , casi tan sucia como sus propios harapos. El periplo había llegado a su fin, en un centro comercial de corte modernista, en medio de una localidad de lo más rural. El cansancio invadió su cuerpo sin piedad, y quedó dormido, totalmente ajeno al ajetreo y el murmullo...
Subido el

Esos ojos traslúcidos

ALFONSO CAJIGAS DELGADO

... . Desde mi cómoda posición al calor de la lámpara me pierdo desde hace ya observando fijamente sus ojos. Unos ojos tristes que, sin pestañear, miran por mirar, porque lo que se dice ver, no aciertan a ver nada. Ahora se tornan traslúcidos. Y a través de su...
Subido el

Recuerdos

Raquel Díaz Outón

... , cansado repasa sus recuerdos, hay tantos por revivir. Pasa de uno a otro sin hilo conductor, se apena por las personas queridas perdidas, se alegra por las que le aportaron algo. Y así, perdido entre imágenes de su pasado imperceptiblemente va entrando la oscuridad en...
Subido el

FINAL DEL CAMINO

RAFAEL BLASCO LÓPEZ

... . Afloran de su viaje los recuerdos del transcurso del mismo, en busca de la verdad de la vida, también forrados, de dudas y sueños perdidos. La sombra de la portadora de la guadaña aparece avanzando hacia él, tal agria y seca marea negra. El tiempo se detiene, se...
Subido el

En busca de lugares increíbles

Gisel Martínez Ortiz

... . Cierra el libro y con él los ojos para tratar de sentir el ligero vaivén del tren. Inspira profundamente mientras se imagina superando la velocidad del sonido; retiene el aliento, explosión sónica en su cabeza; espira lentamente, con la confianza del que se deja...
Subido el

AMAPOLAS DESCOLORIDAS

Carmen Torres García

... , manchada de licor sabor manzana. Abre los ojos, una cortina de estrellas envuelve su pálido rostro. Sus pies empiezan a rozar con timidez la suave hierba de mayo, y desorientado camina por una vereda definida por amapolas descoloridas. Clava sus rodillas en el suelo...
Subido el

El fantasma.

Yaisa Villar Pérez

... , en el parque, mirando el periódico, cuando, de repente ve que una casa fue visitada por muchas personas pero ninguna la cogió por un motivo, así que, el viajero llamado Sebastián, como estaba buscando casa y era un hombre muy atrevido, decidió, atreverse comprando...
Subido el

LUCHA INTERIOR

Puri Otero Domarco

... y sus ojos cansados de rodar por la vida buscaban un hilo de luz que le animase a seguir caminando por aquella senda que se había marcado. Necesitaba ver lo que no estaba escrito con tinta legible, escudriñar en el interior de su alma para discernir entre el bien y el...
Subido el

El viajero sedentario

Mar Rodríguez Díaz

... en la terraza de un bar del puerto de Húsavík. El tibio sol de la tarde ilumina su joven rostro, curtido por el viento salobre de la bahía Skjálfandi. Saca del bolsillo un cuaderno para tomar notas sobre el avistamiento de ballenas que acaba de realizar en un pequeño...
Subido el

Un corazón para dos bailes

juana Mora Alés

... , sus pensamientos enredados en aquellas frases del romántico libro que tenía entre manos: Amor, pócima curadora de corazones y almas, secuestradora de cuerpos con luminosos días y noches de plata... magia. Pasión embriagadora del yo, cuerpo y espíritu en un baile de...
Subido el

La despedida.

Manuel Peña Díaz

... . Desde la ventana apenas alcanza a ver el camino que le trajo de vuelta a casa. Fue un regreso forzado. Fueron ilusiones perdidas, desencanto, tristeza... Fue una vida sin descanso dedicada a buscar lo imposible. El cansancio de cuerpo se ha convertido en cansancio de alma...
Subido el

FLORES MADURAS

PEDRO GÓMEZ SILVA

... . Viéndole a cierta distancia, parecería un pato descansando sobre un lecho de flores maduras. La fonda es vieja, como el tiempo, como todo lo que hay dentro: mesas, sillas, floreros, sillones. Y no digamos la dueña que, a fuerza de aguante, ha dejado de ver, oír y...
Subido el

Deuda de gratitud

Marta García Lorenzo

... cuyo vivo estampado contrastaba con el paisaje invernal canadiense que divisaba desde la ventana. Según le había explicado la policía en el hospital debía su vida a Jake y a Abbey. Abbey corrió hasta la entrada del parque y consiguió llamar la atención del vigilante...
Subido el

La trocha

Angie Martín Moreno

... . La tela, de un blanco sucio y áspero, se pega a su piel desnuda, húmeda por el calor de ese verano seco. Una mosca impertinente se posa sobre sus labios agrietados, rompiendo el compás insonoro de la tarde lenta. El hombre abre la boca despacio, despacio, despacio, y...
Subido el

CORRIENTES DE AIRE

Kamila Pavlyshyna

... . Sus ojos acarician el paisaje que se sucede infinitamente detrás de la ventana del vagón. Lleva días ahí sentado, o eso parece. Incluso ha olvidado su destino. La música y los cuadros que adornan las paredes del compartimento se le antojan insulsos, vacíos. Han...
Subido el

El sombrero del hombre brillante.

Magdalena Sánchez Alonso

... El sombrero del hombre brillante con su cinta roja, terminaba en un pequeño lazo. En una posición un tanto altanera ocultaba unas sienes amplias, pero sin cubrir sus ojos redondos con ojeras que se entornaban de una manera burlesca. Labios finos y mentón puntiagudo que...
Subido el

Camino y como

Cristina González Grandas

... . ¡Qué bien se está aquí! Este hermoso anochecer de luces rosas y blancas me recuerda a un caramelo de fresa en un inmenso y esparramado huevo frito. Creo que empiezo a tener hambre... Todo me recuerda a comida. Es curioso. Nunca pensé que la comida fuese a ocupar mi...
Subido el

Batirse con la vida

María del Carmen Romeo Felgueiras

... sucia, desgarrada y que atufa a humedad. Con los ojos cerrados aspira ese olor que lo devuelve a su infancia, cuando sus padres separados lo enviaron a residir con su enlutada abuela de ojos verdes y largas trenzas blancas. A su muerte estuvo con su madre prostituta y...
Subido el

EN BUSCA DE UN SUEÑO.

GONZALO PRIETO BARRERA.

... y piensa que encontrarlo a esa altura, seria un verdadero milagro e incrustando la mirada sobre un punto celestial, fue interrumpido por una nube pasajera que se posó ociosamente sobre sus pesados ojos; mas ignorándola para reanudar su marcha, algo lo detuvo y observó...
Subido el

Antropología o otras desgracias.

R. Helena Molano Gil

... que sigue fuera de lugar en la humilde casa. No ha sido buena idea volver a realizar el viaje que una década atrás le llevó de norte a sur recopilando los usos y costumbres de una ignorada España rural para su doctorado de antropología. Se pregunta si es...
Subido el

SUEÑOS DE UN VIAJERO

Manuel Cubero Urbano

... . Sueña. La ventana, abierta, permite la entrada de mil quimeras vestidas de aromas silvestres. El ladrido de un perro lejano, el canto de una perdiz, la fragancia de un jazmín que filtra la luz del atardecer y, en la cocina, contrapunto artificial, el silbido de una...
Subido el

Espera

Alejandro Salazar Valencia

... , recibe el sol, espera pacientemente. No se sabe que espera. Podría ser una persona. Quizá una mujer muy bella, quizá a su vieja madre o a su hermana fea. Podría esperar el tiempo correcto, a que el sol se pose sobre su hombro izquierdo. Quizá espera una señal, un...
Subido el

Fin de trayecto

Ángel Roba Rodríguez

... . Una grieta que atraviesa en diagonal el techo amarillento y desconchado le recuerda el largo viaje en tren. Ya no es consciente del tiempo transcurrido, de las horas observando el paisaje cambiar, escurrirse tras la ventanilla. Solo siente el intenso dolor por su...
Subido el

El fin

Sara Garcés Silva

... , el viaje a sido mas agotador de lo que esperaba y aquel refugio resultaba de lo mas acogedor. Las lámparas de cristal, los brocados y terciopelos parecía el lugar perfecto para descansar de aquel tórrido viaje del que había llegado. Parecía que en ese momento todo se...
Subido el

Una moneda en la fuente

María Graciela Kebani

... ... Mira a través de la ventana. Allá a lo lejos, el sol destella y enciende los árboles que parecen arder. Como hipnotizado, se levanta, abandona la chaise-longue. Abre la puerta que da al jardín. Hasta sus ojos respiran conmovidos la enigmática luz del...
Subido el

EL VIAJERO DEL ESPACIO

Benedicto Torres Caballer

... . “La semana pasada avanzó mucho al estar de acuerdo conmigo en que la Luna resultaría bastante incómoda. Es importante que sus pensamientos los enfoque hacia un lugar más… terrestre, considere que en Marte no podría venir a estas sesiones... Bien, puede...
Subido el

Otro día.

Rosa María Mogollón Calvo

... , mirando hacia el techo, lleno de escamas de cal que recuerdan su alma tras una noche a solas con él mismo. La maleta reposa, abierta como la boca de fresa de su amado, junto al armario que adorna una pared desnuda y muda. El silencio, otro día rompería sus sienes,...
Subido el

Ella lo llamó madurez.

Willy J Fuentes Pérez

... , la miró y se limitó a decirle lo que sentía; Cambia, todo cambia, y no hablo del gran cambio, pues ese hace años lo supimos inevitable... hablo del pequeño, son minucias, que pasan desapercibidas si no miras con astucia, simplemente y en un momento, al volver la...
Subido el

Bajo la zanja

Ángel Jurado Mateo

... , pero no siempre fue así. Allí, postrado, los recuerdos le invaden. Se vuelve a ver agazapado en aquella zanja, a un metro bajo tierra, esperando salir, obcecado sólo con salvarse. Su cuerpo, tenso como hilo de pescar cuando ha picado uno de los grandes, permanece...
Subido el

Futura expedición

Natalia Peña Guerrero

... , a juego con las cortinas situadas a su izquierda. Está exhausto, su última expedición ha resultado ser de las más arduas y espinosas que recuerda. Y eso que a lo largo de los años ha tenido que lidiar con diversos peligros y dificultades: atravesar las arenas...
Subido el

El último viaje

Genís Moreno Fernández

... cuyo estampado eligió su mujer. Entrecierra los ojos para evitar el fulgor del sol que se pone. Las relajantes notas del ritmo de la ciudad lo amodorran. El timbre suena y se incorpora como puede. La puerta maciza esconde algo detrás y, en su mente oscurecida por el...
Subido el

Halo de obús

Daniel Priego Lacosta

... carcomida por el vaivén peregrino de los años. Tras la ventana, ajenos, rezotan en riña los infantes con sus canicas. Estas chocan violentamente entre sí con furia desmedida y llevan a su paso los restos y despojos olvidados. Un estruendo se oye a lo lejos. carcomida...
Subido el

El Paciente terminal

Diego Javier Celdran

... Juan Carlos partió rumbo al hospital, era uno de esos días de enero en donde las térmicas baten récord. Pidió ver al doctor Vargas, estaba tranquilo, aunque sudaba, pero quien no sudaba ese verano. Le indicaron que el doctor se encontraba en junta médica, que lo...
Subido el

EL SUEÑO

JESUS QUINTANILLA OSORIO

... . Ha dormido, y soñó como Jacob que una escalera lo une con el cielo, y al despertar ha sentido que tiene un propósito especial en su vida. Sabe que su viaje tiene una razón singular de ser y no simplemente conocer el lugar. Al arribar a la siguiente población, siente...
Subido el

Prisionero

Isabel Sanfeliu Pujadas

... . Esta mañana lo hemos encontrado al abrir la tienda. El susto ha sido monumental. Pensamos que es un viajero porque esta abrazado a una maleta y parece que no quiere desprenderse de ella ni para soñar más libremente. Estamos todos mirándolo atentamente sin saber...
Subido el

Puerperio

Javier Mateos

... cuya textura llama a la nostalgia. El prefiere no llamarla y decide enfocar su vista en un viejo jarrón que contemplaba su vecina ventana. Piensa que está cansado, lo piensa con vehemencia, mientras el jarrón cae al piso y su mirada se agita: hay un fantasma. Le echa...
Subido el

ALGUNAS CONSIDERACIONES DEL VIAJERO ANTES DE MORIR.

María Emilia Domínguez

... . Va a morir y lo sabe. Lo que no sabe es si sentirá dolor y está asustado. Ahora le preocupa manchar de sangre el estampado de la chaise-longue. Después, querrá decir alguna frase ingeniosa y profunda, algo así como que la vida es un viaje y ese tipo de cosas. Pero...
Subido el

Último viaje

Raúl Costas Beiró

... sin saber que ella le observa mientras respira. El viaje ha sido largo y el camino angosto pero plácido. Una lágrima se mezcla con una gota de sudor en la mejilla del viajero cuando se da cuenta de que ella le observa, pero no aparece el miepuesorque está...
Subido el

El viajero en la noche......

Amador Nicolas Manzano Garcia

... “...Los ojos del hombre ardían con una luz cortante, deja la carretera y se echa cuesta arriba camino viejo, extasiado y admirando la belleza del paisaje, se quedó parado un instante a contemplar las verdes praderas y al final un arroyo, cuando el sol empezaba a...
Subido el

El rechazo definitivo

Ernesto Sierra Sanz

... . Acaba de regresar y ya está pensando que debe marcharse. Mira el reloj de su muñeca izquierda. Luego el de la derecha, para asegurarse de que no es tarde. Uno le dice que es pronto, el otro que no tanto. La cretona cruje, expande su nerviosismo. Una fisura en su...
Subido el

AUSENTE Y LEJANO

ANA VIRGINIA FERMIN RODRIGUEZ

... , la presencia de tu cuerpo con lo lejano de tus pensamientos, estas y no estas sumergido en tu mundo inalcanzable en el momento, con la métrica de estos versos recordarte quisiera la miel de la compañía, ausencia pensativa cansada de toca a esperas de enfocar un...
Subido el

EL ÚLTIMO VIAJE.

BELÉN BALENCIAGA ERRO

... , los ojos abiertos mirando el techo del vagón como queriendo traspasarlo y poder ver más allá. Intenta no sucumbir al sueño que lo llevará al mismo tormento, ignorando el deambular del tren como quien no quiere llegar a su destino. Pasan y olvida cada una de las...
Subido el

Estuche de recuerdos.

María Auxiliadora Rodríguez Cantos

... , las paredes son de cristal para captar el sol. La mirada difuminada en las purpúreas siluetas del cielo. Pensó que la esencia de su vida era: ningún recuerdo. Los cuerpos tenían que borrar años enteros para impedir enloquecer de fastidio. Dispuesto a correr. Habré...
Subido el

VARADO

Edita Nogueira Tallón

... raída. Tiene las manos cruzadas sobre el pecho, como solía ponerlas para dormir la siesta durante los escasos tiempos que pasaba en la casa familiar, siempre en verano. Pero el color de su rostro difiere mucho del tostado de antaño, el que traía de sus largos periplos...
Subido el

El misterio de escribir

María Porras Alcón

... . Mira, distraídamente, para el techo y cuando está a punto de dejar volar libre su imaginación, retrocede. Vuelve la cabeza al centro y se levanta. Comienza a desaparecer, a desmaterializarse. Vuelve, ahora en forma de mujer. Está echada, boca arriba, sobre una...
Subido el

Café y Cigarrillos.

Abraham Moreno Baena

... , el olor a café y a cigarrillo que tenía entre sus dedos inundaba el salón. Al cerrar sus ojos podía recordar cada uno de sus viajes cuando había sido un joven alocado e ingenuo, que no le importó soltar todo su dinero por el mero hecho de ver mundo. La suerte de...
Subido el

Despertares

Javier Blanco Vargas

... . A su despertar le acompaña un funeral en la cabeza; empapado en sudor tantea hasta encontrar el vaso de agua que cuidadosamente dejó preparado la noche anterior. Harapiento y náufrago, lo bebe con avidez para después adoptar de nuevo la posición horizontal. Es...
Subido el

¿Quién es ese?

Jesús López Trigo

... y la suavidad de aquella comodidad tejida con la ilustre marca del trabajo bien hecho le implicó la necesidad eterna de no volver a viajar en su vida. Siempre se había preguntado que había ido a buscar a todas partes, para acabar perdido en la nada de lo desconocido,...
Subido el

LAS UBRES DE LA DISCORDIA

Miguel Ángel Gayo Sánchez

... salpicada de babas y eructos de anteriores reclusos. Para el que anduvo caminando por tierras y valles, esta falta de higiene le parecen minucias. Más bien el viajero se pregunta por las circunstancias que llevaron a que un mueble tan pintoresco acabase en un calabozo...
Subido el

El retorno

Edwin Figueroa Acevedo

... . Entusiasmado, le relata a su psicólogo del último viaje. —¿Y cómo sabe que era el mismo tiranosaurio? —Porque todavía estaba allí, luchando con un hombre de cuyo nombre no quiero acordarme.
Subido el

El olor a tierra mojada

José Ricardo García Suárez

... . Se levanta con parsimonia y sale al jardín de la casa. Mira hacia el cielo azulado como si un niño lo acabase de pintar con lápices de colores; unas cuantas nubes grises aparecen sobre las montañas, la lluvia no tardará en presentarse. Sube a su habitación y mira...
Subido el

El viajero de papel

Plácido Romero Sanjuán

... . Está terminando de escalar el Everest. Siente el frío, le falta el aire, está cansado. Sin embargo, el esfuerzo ha valido la pena: está a punto de coronar la cumbre más alta del planeta. Se toma un descanso. ¿Qué hará a continuación? Podría seguir hacia el...
Subido el

EL ÚLTIMO CAFÉ

LEONOR RIVEROS HERRERA

... . Por debajo de la puerta y a través del amplio espacio del ventanal abierto, penetra el aire sutil de primavera. Jorge Luis delinea ilusiones: sus ojos se convierten en lente de lo imposible cuando se detienen en la lámpara colgada del techo mientras dibuja la escena...
Subido el

Lágrimas de sangre

Miguel Isidro Ouro De Los Santos

... , su pulso se extinguía mientras un hilo de sangre resbalaba de su boca. Su expresión era un semblante de dolor seco, sufrimiento ahogado de un ayer que se escapaba. Mientras su mirada se iba apagando, a su mente florecían recuerdos de un torpe pasado y planes de su...
Subido el

El sueño de un viajero

Sandra Lorena Flórez Guzmán

... . Sus ojos están puestos en el techo del tren donde sus parecen rebotar alborozados. De repente un ruido seco lo obliga a salir de su ensimismamiento al tiempo que mira por la ventana las calles polvorientas. El viajero tiene la impresión de que no sólo regresó a la...
Subido el

EL VIAJE ETERNO

LUCIA ALCÁZAR LARA

... , pero sus recuerdos le llevan a los momentos pasados hace dos días, cuando su viaje parecía que no iba a terminar nunca. El tiempo entonces se le antojaba lento, pero a la vez bullía dentro de él la idea de que pronto buscaría en su memoria estas instantáneas: la...
Subido el

UN PULSO FICCIONAL

Sandra Villar Giner

... . Se despierta aturdido por el calor tras una larga siesta en medio del silencio que envuelve su cuerpo. El corazón hace mucho que no lo siente, olvidado quizás en alguna de las muchas paradas de su larga e infructuosa travesía en busca de una falsa sensación de...
Subido el

El silencio de las moscas.

Sebastián Genero

... y su nostalgia, compañera irresistible, se amiga una vez más a la superficie, y lo aprisiona en toda su extensión. Por un minuto se libera y logra llegar a la estación. Toma el primer tren, es mandatorio que siga. El humo del cigarro fantasea en un halo de recuerdos y...
Subido el

Moscas volando sobre una Hispano Olivetti.

Íñigo López García

... . Sobre las piernas la luna arroja su luz mortecina. El zumbido de las moscas, que vuelan como saltando, rompe el silencio azul. Varias se posan en las teclas de una Hispano Olivetti, que descansa, junto a un teléfono descolgado, en una mesa de cristal llena de ceniza...
Subido el

Un final adecuado

ANA ISABEL LÓPEZ SILES

... , sucia y habitada por conquistadores dispuestos a defender su territorio con diminutas y aviesas fauces. –Supongo que es un final adecuado para un día sombrío –Dijo, aún tembloroso después de estar a punto de deslomarse por el barranco de Trascastillo. Una...
Subido el

Solo déjame estar contigo

Esthefany Miluzka Acevedo Suarez

... . ¡Solo un día! “¿En qué piensas?”–me pregunta ella. “En nada”–trato de no mirarla. “Deja de hacer eso”–trato de calmarme. “No entiendo” –se acerca más– “Yo solo quiero estar contigo”. “Pero mañana me iré y no regresaré”–sus...
Subido el

En el lugar y a la hora

Esther Cuesta de la Cal

... . Parece feliz en su descanso, y un hilillo fino le cae por la comisura del labio, que se tuerce en un esbozo de sonrisa. Una sombra alargada le observa y, “casi siente pena”, se dice. Pero la suerte está echada y el epicentro del terremoto se sitúa justo debajo de él.
Subido el

El final del viaje

Rocío Castro

... situada bajo el enorme ventanal que tiempo atrás inundaba de luminosidad la biblioteca de la casa. De fondo suena su peor obra, su favorita. Ésta no le reportó éxito en su carrera, más bien todo lo contrario, pero gracias a ella conoció a la que poco tiempo después...
Subido el

EL VIAJERO

María Jesús Briones Arreba

... . Reposa desnudo, con los ojos pegados por una luz cegadora, después de haber atravesado el angosto túnel. Sonidos inintelígibles, de una comunidad bulliciosa, golpean sus oídos a ritmo de tambores de contienda. Como equipaje, un laberíntico libro-guía; como...
Subido el

DE VUELTA A CASA

PILAR HERNÁN ARENZANA

... .Lleva una semana entre sus vecinos y nadie le reconoce. Ni siquiera el leve cojeo de su pierna ha despertado en ellos recuerdos dormidos Sus ojos están cerrados.Recuerda su primer baile de juventud y las copas de más que siguió tomando a pesar de que sus amigos le...
Subido el

Su Canción.

Sebastián Maximiliano Thomas Martinez

... , esperando el momento diario de escuchar el primer acorde para reconocer su canción, la que siempre sonaba estando al lado de su amada, si bien no fue la primera que escucho junto a ella, si fue la primera en la que sintió cómo su corazón bailaba en cada una de sus...
Subido el

¡Pablo, despierta!

Nuria Duran Hidalgo

... la, la voz contundente de un chico joven, de tez pálida y cabello ondulado lo estremece: - Pablo, ¡Vamos, es la hora, ven conmigo! Entre sueños y con la sensación de que le faltaba algo, va con él. De repente una infinita selva con todo tipo de flores y plantas,...
Subido el

El Retorno

Saul Barajas Muñoz

... , EL ENCUENTRO Saul Barajas Muñoz ... , Cabizbajo por la ausencia, dé la moza de pelo rizado y dorado como el trigal… Reflexionaba!., aquellas truculentas vivencias, en su paso por las aldeas portuarias, Donde anclaba su viejo yate, que había heredado en su...
Subido el

Memoria

Sergio Salinas Sixtos

... de mal gusto. El viajero da una calada al cigarrillo y expulsa el humo que asciende en espiral, recuerda a su esposa y a los hijos muertos veinte años atrás. Mira a su alrededor: la casa de paredes derruidas sin techo, el cielo y las constelaciones. La noche no acarrea...
Subido el

A todas partes

Adrián Abadín Martínez

... , a su lado el marco roto y desportillado de su puerta a todas partes y en su regazo, encerrado en un puño, su pomo. La gente pasa y lo mira sin verlo, moviéndose acompasada, picoteando el suelo como si fuesen grajos, cada paso lleno de intención, yendo a alguna...
Subido el

Malentendido en el hotel

Úrsula Melgar Arjona

... . Su equipaje estaba en el suelo, junto al asiento. El hombre, de edad madura, parecía más agotado que de costumbre. Parecía no poder con su alma, a pesar de vestir ropa ligera y de color claro. Entre el personal del hotel, corrió como la pólvora el rumor de que...
Subido el

Una aventura no conquistada

Lalo Barker

... . Tiene su vista fija a la pared vacía, en los huecos donde antes había clavos que sostenían marcos con fotografías de sus constantes viajes. Dos hombres entran a la casa, se le quedan viendo y le dicen –Disculpe, ese sillón es lo único que falta- Él, sin decir...
Subido el

AMOR MADURO

jose manuel muñoz ramos

... . Desde mi mecedora de brazos curvos a juego, observo sus gestos casi imperceptibles. Nos hemos enfadado en el coche, por una nimiedad. Durante la comida, hemos discutido con más contención que mesura, y cruzado reproches con miradas aceradas. Fuera del apartamento,...
Subido el

Ella le decía que lo quería

María del Pilar Parcero Rey

... . Duerme. Cuando despierta, le extraña la ausencia de ella y no ver su ropa sobre la silla. Se levanta. El hambre lo lleva a la cocina. No encuentra el desayuno sobre la mesa. Mira en la nevera. Sólo hay un yogur desnatado. El viajero regresa al chaise-longue del...
Subido el

El inicio de su viaje

Carmen da Silva Amador

... . Con los ojos cerrados imagina que es primavera, no escucha nada más que las ramas del olivo mecidas por el viento suave. Así suele descansar en mitad de la jornada de trabajo en la dehesa; allí es donde quiere estar en este momento, pero el tintineo de los cristales...
Subido el

Esto sí es vida

María de las Mercedes Azar

... y encontrada la deriva, a la cual se ha aferrado, exhausto, luego del naufragio. Cuando llegue a una isla, ya verá de arrojar una botella al mar con sus coordenadas. Por ahora, disfruta de ser un sibarita involuntario de la fastuosa primera clase del crucero, mientras...
Subido el

Pereza de un viajante

Néstor Quadri

... . Después de un sueño intranquilo en esa mañana lluviosa de primavera, mira hacia el techo de chapas de la habitación y deja volar su imaginación sin ganas de levantarse. Por las rendijas de la persiana se cuela un hilito de claridad, que ilumina en la mesa unos...
Subido el

Pompeya.

Pablo Bao García

... recordando que había trabajado muy duro durante aquellos 60 días,para él ya casi interminables, en el desierto del Sáhara. Ahora ,ya en su pueblo natal , descansaba en una preciosa casa junto al molino de agua , viendo las fotos que habia tomado para su cuaderno de...
Subido el

Olvidaste decirme…

Teresa Jiménez Sojo

... , mira para el techo ausente, buscándole los ojos a esa mancha de humedad que le recuerda a su difunta esposa, en el ambiente ondea un olor putrefacto que le hace regresar en sí, se incorpora lo más rápido posible, y contempla horrorizado como los gusanos comienzan a...
Subido el

Ni un pelo de tonto

Amadeu Isanta Vallmitjana

... . Observa que pierde cabello. Piensa que no es una alopecia galopante, la herencia genética le habla de una lentitud progresiva y desesperante, la preocupación inmediata entra en el cajón de lo relativo. Se le está vaciando considerablemente la coronilla, en cada...
Subido el

Trompetas de muerte

Rosi Serrano Romero

... , se incorpora al escuchar el sonido inequívoco de una puerta al abrirse. El camarero deposita una bandeja de plata sobre la mesa, exclamando. -¡Sr. Parmentier de Bogavante con trompetas de muerte! Al escuchar aquello, las utopías encarceladas en su interior se...
Subido el

MIEL

natalia diaz santin

... . Saborea la miel que le acaba de dar a probar un apicultor. Anduvo cientos de kilómetros desde el Sur de Australia para probar esta miel. Y se dispone a anotar en su libreta de viaje lo que siente ahora mismo. Escribe una postal. Y cierra los ojos. Una poderosa energía...
Subido el

Postal desde Ulan Bator

Francisco Javier Valois Calvo

... y ajada por las huellas de otro tiempo, cuya urdimbre bosqueja un ajedrez de retales. Unas aspas escandalosamente sucias en la techumbre lo hipnotizan; intenta no sucumbir a la seducción de Morfeo, pero no puede, o no quiere; siente ese extraño placer ocioso del que se...
Subido el

El viajero del tiempo y la portera bruja

Tania Rubi Coria de la Cruz

... pensando en los tiempos dulces cuando veía el mundo sin esperar al tiempo desafiando a la muerte en ir a buscarle y encontrando una enseñanza en cada persona que se cruzaba por su camino. Ahora es algo viejo se dice y ya la muerte me sigue de puntillas en la habitación...
Subido el

Galicia

Teresa de Jesús Esteban Rojo

... , apreciando el tacto ajado de la tela sobre las yemas de sus dedos y cierra los ojos para evitar distracciones innecesarias. Comienza su viaje imaginando el paisaje. Un lugar verde, húmedo, apacible, con un una pizca de viento fresco que indica que las lluvias...
Subido el

Viejo con viajes

Rafael Duarte Sánchez

... , Al viajero que es viejo y abretonado como la chaise, le pica un pie. Todavía recuerda cuando caminaba por las trochas, veredas y descampados, para evitar la rutina de permanecer mucho tiempo en alguna parte. El viajero, aunque trabaja como publicista, no quiere manchar...
Subido el

Pero pasaron

María López Herráiz

... mientras la gasa que cubre su pecho se empapa de sangre. Cada vez que intenta llenar sus pulmones de aire, el pecho le arde. Nota la bala que no pudieron extraerle y sabe que va a morir. El soldado sólo esperaba terminar el viaje con vida para entregarle las cartas a su...
Subido el

CARLA

Laura Cólera Montero

... , sus piernas no podían más, habían recorrido largos kilómetros para llegar hasta allí, no le quedaban fuerzas para acercarse a recepción y hacer esa pregunta que le sacaría de todas las dudas. Hundido en sus pensamientos, exhausto, las ideas se atropellaban unas a...
Subido el

FIGURACIÓN

LOURDES A

... en una playa de Holanda. Wassily Kandinsky está jugando con los pinceles a atrapar los sueños del durmiente y, aunque parece que quiere desdibujar el rostro, aparecen dos planos bien diferenciados entre realidad y fantasía. Hay que ser un agudo observador para detectar...
Subido el

Por el camino de La Diabla

Ismael González Marcos

... , cómodamente observa a un hombre vetusto de barba nívea y figura flaca que camina hacia él. Su huesuda mano sujeta un bastón convertido en apéndice inanimado; es absoluta fragilidad, un vejestorio harapiento sobrado de abriles. — Viajero, no vaya usted por ese...
Subido el

TE ESPERARÉ

SONIA RUIZ NAVARRO

... . Sus ojos clavados en el techo apenas pueden mantenerse abiertos. “Agua”, piensa, y se incorpora lentamente, intentando sobreponerse a las intensas oleadas de nauseas que sacuden su debilitado cuerpo. La niña sigue ahí. No dice nada. Sólo lo mira. Desde el...
Subido el

Huyendo del destino

Omar Arévalo

... , se sentía cansado, con sueño, no tenía ganas de nada sólo quería morir ante la traición que le deparó el destino. Nunca estuvo seguro si el destino se labraba o se imponía inexorablemente, quizás creyó en ambas hipótesis, que el éxito era mucho trabajo y algo...
Subido el

El baúl de las limosnas

Lorena Andrade Lorenzo

... recordando su última visita a tierras gallegas. De repente, su pensamiento se ve interrumpido por Rosa, la sirvienta. Viene a cobrar. A la pobre mujer la vida nunca le ha sonreído demasiado. Viuda y con una hija incapacitada, tiene la necesidad de trabajar como criada...
Subido el

5 DE ABRIL

Mª José Vilasuso Carballeira

... . De tal guisa decidió esperar el regreso de la señora. Siempre había sido un hombre práctico, con pensamiento claro y decisión firme. Así que no dudó en aprovechar el tiempo durmiendo ya que apenas había descansado en el tren nocturno. Ladeó la cabeza, cerró...
Subido el

Y volar con los ojos cerrados.

Sofía Castro Perea

... . "¿Y si hoy vamos a París? ¡Allí siempre es una fiesta! Oh, felices y locos años veinte..."-dice la acompañante-. "Mira, mejor cambiemos el destino: vayamos a Estados Unidos. Siempre he querido cruzar el Atlántico, ¡y gratis! ¿Qué más se puede pedir, viajero?...
Subido el

MEMORIAS DE UN VIAJE.

Raquel Rodríguez Córdoba

... ,mientras su compañero de viaje, conduce aquella preciada caravana que había costado años de trabajo.Se dirigían a ninguna parte,burlando al destino,y dejando que la carretera les guiase.Eran viajeros por el mundo,vivían la vida al máximo como si no hubiera un...
Subido el

Billete hacia el pasado

Alejandro Frías (pseudónimo). Primitivo García Frías.

... . Una maleta de lona descansa entre sus pies, alrededor de los cuales se amontonan el tiempo y las colillas. La taza de café en la mano, como un retrato amarillento y arrugado, apenas protegido en la oscuridad del bolsillo interior de la chaqueta. Y el reloj de la...
Subido el

UNA MELODÍA DE ESPERANZA

Mirian Alvarez Martinez

... y de un zafio estampado de mugre. Sus escuálidos brazos penden por los laterales de su sustento, casi rozando el cochambroso suelo de aquel estrecho habitáculo. Sus piernas difícilmente soportan el peso de sus harapos, que desprenden un olor nauseabundo. La cabeza le da...
Subido el

Un minuto de quietud

Olga Blázquez Sánchez

... . No es su medio ambiente y él lo sabe. Lleva las botas de ante recubiertas del barro del camino y el cuerpo empapado en sudor. Él no es autóctono de lugares tan elegantes y seguros. En realidad, él no es autóctono de ningún lugar. Su esencia es ser viajero, él sólo...
Subido el

EL TIEMPO PASA

Margarita Quesada Ordeig

... . Los brazos cruzados sobre el pecho, las piernas estiradas. No respira, no habla, no siente... Quizá sueña. "¿Para esto te encontré?" me pregunto. "Eran tantas mis ansias." Los caminos recorridos tienen marcas ya borradas que no esperan ver sus pasos, el aire sopla...
Subido el

COMO PARDALES

Elena Corujo Morales

... , mira el camino. Siempre será el viajero. Tiene momentos de lucidez, en los que Vuelve a su aldea de Lugo: - Ese puente lo construyeron los romanos, como las torres que ves a lo lejos, por los Picos de Miranda. Los puentes no emigran, hija, siempre están ahí para...
Subido el

EL FIN DEL CAMINO

Pedro Vicente Aguayo Valverde

... . La jornada resultó inclemente; pero hermosa. En el magín recrea pasajes de la excursión: de nuevo la fresca brisa del amanecer en su anhelosa partida, la fragancia de los campos, el bullicio de inquietos arroyos, el susurro misterioso de los bosques y el mensaje...
Subido el

EL PERRO

SOLEDAD BUSTAMANTE ATIENZA

... Dicen que fue su perro el que apareció con un pie de la víctima. Imagina el susto del pobre hombre al verle aparecer con tal macabro hallazgo. “Alguien ha empezado a tirar del hilo”, hebra a hebra, van siguiendo la pista al asesino de Julia, la vecina...
Subido el

EL SOL LIBERADOR

Mª TERESA FERNÁNDEZ SEGUÍ

... , entreabre los ojos, la luz de la ventana incide dolorosamente sobre ellos obligándole a girar la cabeza, poco a poco va reconociendo cada uno de los objetos del salón de su casa mientras sus labios esbozan una plácida sonrisa, no sabe como, pero la pesadilla vivida...
Subido el

El viajero del interior

Andrea Rodríguez Castro

... intentando sentir los aromas y los sonidos, intentando ver el paisaje que tenía delante de él. Pero no podía porque seguía atrapado en la oscuridad de su mente y, mientras se tomaba su pastilla diaria, cerró los ojos y soñó con ese misterioso paisaje, convencido...
Subido el

Un sueño cumplido

Alba Cortés Iglesias

... . Su mente recorría de nuevo todo el trayecto hasta este momento e imaginaba todo lo que le quedaba. Había sido un viaje muy tormentoso, con muchas dificultades, solucionadas con mucho esfuerzo por su parte. Como las heridas producidas en los pies, el mal tiempo, con...
Subido el

PASEO POR EL PASADO

Francisco Andrés Frutos Alarcón

... , una familia completa se divierte con una cocina completa con grifo de agua, taburetes y lavavajillas en la sala dedicada al siglo XX. La preferida del público está dedicada a la prehistoria, les encanta la hoguera y tallar las piedras. Fue una buena idea crear este...
Subido el

IDA Y VUELTA

Francisco Bautista Gutiérrez

... , aunque no creo que en las mismas condiciones que yo, que acabo de marcharme de casa, sudando porque hace calor en esta tarde tormentosa propia de estas tierras, cuando parece que no se puede respirar y se espera que el cielo se confunda con la tierra, con un libro en las...
Subido el

El viajero

Rafael Granizo

... ... Desnudo, con un cigarrillo entre sus dedos nacarados por la nicotina, observando sin ver, el virtuosismo del hacer del humo. Subyugado a la satisfacción recibida e iracundo con su conciencia, contemplaba el áspero perfil de la realidad. Es el turno de ella, su mujer;...
Subido el

Ingenua adquisición.

Zoraida Morales Díaz

... , desgastada por los lugares en los que siempre apoyaba la cabeza y los pies después de cada viaje. Esta ocasión no era distinta a las anteriores, la vuelta había sido placentera, esperada, reconfortante, una vez hallado el hogar tal y como lo recordaba. Amaba el momento...
Subido el

VIAJERO DEL TIEMPO

Ignacio Cortina Revilla

... , contemplando el techo mientras se recupera del periplo. No sabe por qué ha aparecido en ese lugar en concreto (este detalle siempre se escapa al control del sistema), pero hasta ahora nunca ha habido nadie que llegara a sitios no compatibles –los que causarían la...
Subido el

INQUIETANTE OLOR A NAFTALINA

María Teresa Iglesias Yugat

... que huele difusamente a alcanfor. Bolas blancas ocultas entre las aristas del tejido o incrustadas en las costuras para impedir que la polilla agujeree, en un filtiré efímero, las flores estampadas en arabescos líricos, bajo su cuerpo levemente desmadejado. Se siente...
Subido el

"EL PEREGRINO SIN VIEIRA"

JOSÉ LUIS MARTINEZ AZPILICUETA

... , absorto en la pantalla, mientras la tarde laboriosa zurce con agujas de pinos el fugaz deshilachado luminoso. Tampoco percibe las odiosas miradas de ojos macilentos bajo pestañas empolvadas desde siempre que, en una estancia contigua, discuten en torno a una mesa...
Subido el

Recuerdos de humo

Elena Izquierdo Gómez

... . Con los ojos cerrados, se limita a sentir el traqueteo del tren bajo su cuerpo. Ha decidido esperar su parada en la cafetería, mecido por el aroma a café y el quedo murmullo de los demás pasajeros. Todo tan familiar, tan conocido, tan... Preso de una repentina...
Subido el

La mirada desde atrás.

David Neira Vence

... , arrepentido de fijar su mirada sobre el enjuto de una puerta amargamente decorada. La pérdida del amor le convirtió en asceta y se hizo al camino. En pié, la mirada fija en una abeja sobre la trepadora amarrada al alféizar de la ventana. El chaise-longue recupera a...
Subido el

De paso

Francisco J. Ruiz Urraca

... . Se cubre los ojos con el ala del sombrero, aunque ahora la sombra le divide el cuello como la hoja de una guillotina. La anfitriona aparece en la terraza con dos vasos largos. Los hielos golpean el vidrio. El abotargado visitante se despereza. Ella se sienta al borde de...
Subido el

El último viaje

Candelaria Cereijo

... . Su respiración aletea sobre el aire a su alrededor. Dibuja patrones en el frío que ni siquiera son capaces de llamar la atención de su propio emisor. Su mente sigue llamándolo, produciendo ecos vacíos en las sinuosidades de sus pensamientos. Vuelve una y otra vez...