IV Concurso de Microrrelatos

Fundación Pública Gallega Camilo José Cela

El viajero está echado, boca arriba, sobre una chaise-longue forrada de cretona...

¿Eres autor de un relato?, entra con teu correo y vota como autor:

¡Ya tenemos Jurado!

El próximo domingo a las 23:59 termina el periodo de votaciones tras las que sabremos la Mención Especial del Público y aquellos microrrelatos que optarán a los premios tras la valoración del jurado.

Es un honor para nosotros presentar el Jurado de esta IV edición:

Javier Pintor (Presidente): licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Santiago de Compostela; es profesor de Enseñanza Secundaria. En la actualidad trabaja en la formación de profesores. Ha trabajado como asesor editorial y es autor de materiales didácticos y de artículos de investigación en el ámbito lingüístico y literario. Desde hace varios años, compatibiliza su trabajo de formador con la impartición de cursos y conferencias, la dirección de talleres de lectura y la organización y promoción de eventos de ámbito cultural.

Doménico Chiappe Silva-Santiesteban: escritor multimedia. Ha publicado libros de cuentos como Los muros / Les murs, en edición bilingüe francés-español, Párrafos sueltos; novelas como Tiempo de encierro y Entrevista a Mailer Daemon y obras multimedia como Hotel Minotauro y Tierra de extracción, seleccionada por Electronic Literature Organization para su antología de las mejores obras de literatura digital. Como investigador aborda el periodismo y la literatura multimedia y ha publicado Tan real como la ficción. Herramientas narrativas en periodismo e Hipermedismo, narrativa para la virtualidad. Imparte talleres de periodismo literario e hipermedia y es profesor en el máster de Periodismo del diario ABC y Universidad Complutense y en el máster de Fotografía Documental de EFTI. Es investigador del Instituto de Cultura y Tecnología de la Universidad Carlos III y coordinador editorial de La Fábrica. 

Francisco Rodríguez Coloma: licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Santiago de Compostela, es profesor de lengua y literatura española de enseñanza media. Coordinador de distintos clubs de lectura de ámbito educativo, en 1985 publicó un libro mínimo de poemas mínimos: Piel. Desde hace unos años intenta la gestación de un libro de microrrelatos, al que, si se atreviese a nacer, llamaría Palabras mal dichas. Es autor, junto con Raquel Vázquez, del blog Documenta mínima (http://documentaminima.blogspot.com.es/) espacio dedicado a las formas breves. 

Nuestro agradecimiento a los miembros del Jurado y ¡suerte a tod@s!

Los microrrelatos

Subido el

SOLITARIO

Jorge Armando Pérez Torres

... , fuma un puro mientras acaricia sus luengas barbas y cierra los ojos. Se ha sentado a causa del cansancio, le duele el cuerpo y la mente, le duelen los recuerdos; ha comenzado a olvidar, no hay tiempo para su edad. Afuera, el sol y el mar, el aroma a sal llega hasta él;...
Subido el

EL SUEÑO

JESUS QUINTANILLA OSORIO

... . Ha dormido, y soñó como Jacob que una escalera lo une con el cielo, y al despertar ha sentido que tiene un propósito especial en su vida. Sabe que su viaje tiene una razón singular de ser y no simplemente conocer el lugar. Al arribar a la siguiente población, siente...
Subido el

FINAL FELIZ

Marta Morcillo Lorenzo

... . Esta vez el viajero es una mujer de mirada triste y cansada. Una mujer que lo único que piensa es que hoy al fin es libre. No recordaba cuántos años habían pasado. Apenas lograba visualizar ya su hogar. Lo que sí recordaba era el olor de los sueños, la felicidad con...
Subido el

Cretona de nubes

Beatriz Herrero Mengod

... , la tela está vieja, agujereada por el paso del tiempo, por los años de vida a la intemperie. El viajero mira al cielo, las nubes empiezan a tornarse negras, negras-grises, ha sido una suerte encontrar donde descansar en medio del camino. El color de las nubes le...
Subido el

Malentendido en el hotel

Úrsula Melgar Arjona

... . Su equipaje estaba en el suelo, junto al asiento. El hombre, de edad madura, parecía más agotado que de costumbre. Parecía no poder con su alma, a pesar de vestir ropa ligera y de color claro. Entre el personal del hotel, corrió como la pólvora el rumor de que...
Subido el

Elegante melancolía del crepúsculo

Manuel David Lara Bueno

... amarilleada por el tiempo. La monotonía del reloj va marcando ese tiempo que se consume. El humo de un cigarrillo mal apagado impregna la estancia, desdibujando las manecillas de un reloj que insaciablemente devora los segundos. Por la ventana se cuelan tímidamente los...
Subido el

DORMIR PARA ESTAR QUIETO

Cristian Martín Ríos

... . A través del movimiento limitado de sus ojos, puede percibir parcialmente la realidad: la ventana cuarteada por la que se cuela el halo de luz en el que flotan como peces las motas de polvo; la pared forrada de estantes; los estantes forrados de libros. Nunca debió...
Subido el

Enlatados

Xacobo Conejo Seves

... ,sus horas estaban contadas y la suerte echada. Ella no recordaba nada, tan solo las explicaciones de Dña. Némona: ¨las leyes de la Física dicen que si tu cuerpo abandona el agua, tu corazón parará y el sentido perderás¨. Todo dependía del apetito del gigante. El...
Subido el

EL VIAJERO

SERGIO BELLOSO ZAZO

... ,el viajero estaba cansado de una semana muy dura en el trabajo, por suerte le quedaba todo un fin de semana estupendo. Primero el sábado iría a esquiar, el domingo acudirían al parque temático de las fuerzas aéreas y el lunes y el martes como había puente asistirían...
Subido el

PASEO POR EL PASADO

Francisco Andrés Frutos Alarcón

... , una familia completa se divierte con una cocina completa con grifo de agua, taburetes y lavavajillas en la sala dedicada al siglo XX. La preferida del público está dedicada a la prehistoria, les encanta la hoguera y tallar las piedras. Fue una buena idea crear este...
Subido el

El último viaje

Domingo Pérez Jiménez

... ; con la vista en el techo y los brazos cruzados. Los muelles del sofá se le clavan como uñas en la espalda, moverse siquiera un centímetro sería acariciar la tortura. No lo hará, el mero hecho de recordar ya le extenúa, pero, ¿cómo luchar cuando toda la habitación...
Subido el

Paz

Enrique Martin Benites Iriarte

... que María bordo para el, así sus travesías encontrarían la paz que necesitaba, ya que lejos donde el iba a desconectarse del mundo efímero su cabeza aún estaba sumergido en el.
Subido el

El sueño de un viajero

Sandra Lorena Flórez Guzmán

... . Sus ojos están puestos en el techo del tren donde sus parecen rebotar alborozados. De repente un ruido seco lo obliga a salir de su ensimismamiento al tiempo que mira por la ventana las calles polvorientas. El viajero tiene la impresión de que no sólo regresó a la...
Subido el

Y acabar así

Mara Céspedes Uyaquil

... . Viajó por la India a lomos de un excelente y asustadizo paquidermo, más tarde se acomodó en un viejo tren hacinado de turistas en busca de una buena fotografía. Atravesó campos con fieras aves y bosques de anfibios. Sobrevivió a todo eso y ahora estaba allí, sobre...
Subido el

La visión de Caronte

Andrea Correal García

... . Podía oír los golpes contra la montaña del tren, él sabía que faltaba poco para volver a ver a su amada. Se asomó por la ventana y el tren estaba rodeando la última montaña. Luego el tren se elevó, y alguién llamó a la puerta de su vagón: - Señor, esta es su...
Subido el

Y sin embargo sonrie

Gema Romera Cárdenas

... . Tiene los ojos cerrados. Su lenta y rítmica respiración me dice que duerme. Me acerco paso a paso, muy despacio. Mi respiración se acompasa con la suya y poco a poco estoy cerca de él. Tiene las manos cruzadas sobre el pecho. Arrugadas, morenas, ajadas. Su expresión...
Subido el

MIEL

natalia diaz santin

... . Saborea la miel que le acaba de dar a probar un apicultor. Anduvo cientos de kilómetros desde el Sur de Australia para probar esta miel. Y se dispone a anotar en su libreta de viaje lo que siente ahora mismo. Escribe una postal. Y cierra los ojos. Una poderosa energía...
Subido el

Ese olor a café

Lídia Diego Pedro

... blanca.No dejaba de ser una parada más en busca de esa meta,en busca de ese afán.Quería ver mundo, pero más que nada anhelaba encontrarla de nuevo a ella. Aquella mañana,cuando casi sin quererlo abrió la puerta de ese bar regentado por la joven y hermosa...
Subido el

Lunes

Manuel Mañero Domínguez

... que cree chifón, pues al tacto de su vencido cuerpo, hasta la más leve de las caricias parece reflejo de un despertar de domingo de los de antes. Ya no existen esos domingos. Aunque podría repasar su vida en continuos saltos entre dedo y dedo de su mano sin dejarse un...
Subido el

El sombrero del hombre brillante.

Magdalena Sánchez Alonso

... El sombrero del hombre brillante con su cinta roja, terminaba en un pequeño lazo. En una posición un tanto altanera ocultaba unas sienes amplias, pero sin cubrir sus ojos redondos con ojeras que se entornaban de una manera burlesca. Labios finos y mentón puntiagudo que...
Subido el

Un viaje lleno de emociones

Lara Suárez-Mira Reija

... … Faltan menos de dos horas para que despegue el avión, y ya se ha despedido de toda su familia, amigos y demás. Está echado por dos razones: la primera, porque no tiene nada más que hacer, y la segunda, porque está cansado. Es de esas personas a las que les cuesta...
Subido el

Vida y Muerte

Isidora Díaz Heredia

... . He tratado de entender si estaba vivo o muerto pero sus ojos no dejan de mirarme y no puedo pensar. La sola idea de preguntarle a él, me aterra. "¿Y si me responde que ha muerto?". Posiblemenente, esté solo cansado y haya decidido interrupir su largo viaje unos...
Subido el

Sueño de viajero

Leo Francisco Zendal

... . Deja caer los párpados brevemente, dormita un instante, y, de repente, un sueñecito. Hay un río inmenso y turbio, que, cargado de lodo, balastos, tocones, y animales muertos, avanza lento bajo un cielo abierto, y él está a la orilla de ese río, sentado sobre los...
Subido el

Turismo rural

Joaquina Ingelmo Sánchez

... y leyendo una novela de costumbres y vida de un pueblo -el español- en una época -la postguerra- en un lugar -el campo- Ahí están reflejados el viejo y el niño; no faltan el pícaro y el amo, las doncellas y los labriegos, y las autoridades, que entonces eran en...
Subido el

Mi Nieto

Elisa Cabanillas Lobo

... y en ese momento es cuando al otro lado del salón: Pedro acaba de recibir la noticia de que va a ser abuelo, su hijo se lo ha comunicado, diciéndole: Será un varón. De nombre Aitor. -¿Cómo pretendes que le llame yo? Con las ganas que tenía de tener un nieto y...
Subido el

La despedida.

Marcos Ayuso González

... . No puede dormir. El hotel permanece a oscuras, ahora que las luces se han apagado. En medio de la oscuridad, el silencio es roto por los cantos de un grillo. En el techo una lámpara se balancea. A cada segundo que pasa, el balanceo es más lento. El viajero no puede...
Subido el

IGNIS 58

IGNACIO AGUADO FERNÁNDEZ

... Está exhausto y todavía le queda la última partida. Ignis 58 es un Virtual Toy, un neoesclavo que pertenece a un videojugador que se esconde detrás de un nick de combate. Fue comprado en Internet en una subasta de Parados con Deudas y ahora está metido en un...
Subido el

"Médico" suicida.

Ainara Deahora Rey

... , con un arma en la mano. Recuerdo el día en el que lo conocí, iba con un traje de médico, aunque él no se dedique a ello. Le hablé. No sabía que era un suicida, solamente un hombre cualquiera. Aún ayer estaba contento. Hoy está muerto. Todo a sucedido muy rápido.
Subido el

Moscas volando sobre una Hispano Olivetti.

Íñigo López García

... . Sobre las piernas la luna arroja su luz mortecina. El zumbido de las moscas, que vuelan como saltando, rompe el silencio azul. Varias se posan en las teclas de una Hispano Olivetti, que descansa, junto a un teléfono descolgado, en una mesa de cristal llena de ceniza...
Subido el

UN ARMA, UN CHESLONG, Y POLVO ENTRE TABLAS

Ron Llewellyn Cuevas

... en el salón de una cabaña. Demasiado cansado y abstraído en sus pensamientos, se voltea acurrucándose contra un par de cojines de color pastel. Con mirada inocua y casi tan vacía como la de un muerto, saca de su bolsillo dos gomas azules que inserta en sus oídos....
Subido el

Hace 24 años...¡ATACARON!

Víctor Manuel Garrido mariño

... incapaz de dormir... Recordando aquel día,hace 24 años: "Los carroñeros" estaban atacando la ciudad :monstruos voraces y horrorosos que atacaban en grupo. Me perseguían un grupo de unos 5 o 7 , corría ya fatigado, mientras oía los gritos de desesperación...
Subido el

5 DE ABRIL

Mª José Vilasuso Carballeira

... . De tal guisa decidió esperar el regreso de la señora. Siempre había sido un hombre práctico, con pensamiento claro y decisión firme. Así que no dudó en aprovechar el tiempo durmiendo ya que apenas había descansado en el tren nocturno. Ladeó la cabeza, cerró...
Subido el

El inicio de su viaje

Carmen da Silva Amador

... . Con los ojos cerrados imagina que es primavera, no escucha nada más que las ramas del olivo mecidas por el viento suave. Así suele descansar en mitad de la jornada de trabajo en la dehesa; allí es donde quiere estar en este momento, pero el tintineo de los cristales...
Subido el

El camino de los sueños, el viaje más especial

Irea Calvo Pena

... y sin poder hacer nada por evitarlo, sus párpados se van cerrando y cada vez se vuelven más pesados, de repente, se queda dormido. Cuando abre los ojos se encuentra en una habitación y por una ventana le saludan los primeros rayos de sol. Fuera, se encuentra con una...
Subido el

EL CAMINO DE LOS SUEÑOS

Pedro Manuel Santana García

... . Sueña con la ruta de mañana, navega entre nubes: vuela. Allí no siente fatiga ni utiliza las piernas pues transforma sus brazos en alas y se siente águila, tan real como el lugar de Villalba. Desde la cima su visión mejora y no existen las distancias ya que hasta los...
Subido el

Memoria

Sergio Salinas Sixtos

... de mal gusto. El viajero da una calada al cigarrillo y expulsa el humo que asciende en espiral, recuerda a su esposa y a los hijos muertos veinte años atrás. Mira a su alrededor: la casa de paredes derruidas sin techo, el cielo y las constelaciones. La noche no acarrea...
Subido el

SOLEDAD

Marleny Clavijo Villegas

... …Con sus piernas estiradas, los pies encallecidos y su cuerpo otoñal que súplica por un descanso. Han sido tantos años de incesante caminar, llevando a cuestas sus sueños, que Otoniel piensa que ya precisa detenerse, quizás, a esperar que su amada regrese o...
Subido el

Mi Sueño

sandra dominguez rodriguez

... soñaba con viajar a,Nueva York. Algún día vería un buen partido de la NBA e intentaría aprender un poco de Inglés que se me da fatal.Pero,el mejor sitio para el Ingles es,sin duda,Inglaterra.Cualquier sitio es bueno;a nosotros nos encanta todo lo estranjero y...
Subido el

Una aventura no conquistada

Lalo Barker

... . Tiene su vista fija a la pared vacía, en los huecos donde antes había clavos que sostenían marcos con fotografías de sus constantes viajes. Dos hombres entran a la casa, se le quedan viendo y le dicen –Disculpe, ese sillón es lo único que falta- Él, sin decir...
Subido el

Anónima

Janet Escudero Rodríguez

... y yo estoy sentada a su lado, con la adrenalina corriendo por mis venas. Por fin lo he conseguido. Ahora sé que voy a poder hacer lo que siempre he deseado. Tendré que perfeccionar algunas cosas, pero ya he dado el primer paso. Ahora sé que fue una buena idea subirme...
Subido el

Despacho caoba

Ricardo Domínguez Sánchez

... Despacho caoba mientras un grupo de personas le rodeaban. De la multitud sobresalía una mujer que, a pesar de no saber situarla en su vida, le era familiar. De tez pálida, cabello oscuro y sonrisa viva, le miraba a él de entre todos los presentes. No dudo en ir tras...
Subido el

IMAGEN

Ángel Pontones Moreno

... . Su gesto es relajado y su mirada hace un segundo que ya no apunta al horizonte. Le sobrevuelan los pensamientos como creándole atmósfera, pero incapaces de atravesar las paredes y el techo del camarote. Lo tengo tan cerca que podría tocarlo con solo alargar el brazo...
Subido el

SUEÑOS DE UN VIAJERO

Manuel Cubero Urbano

... . Sueña. La ventana, abierta, permite la entrada de mil quimeras vestidas de aromas silvestres. El ladrido de un perro lejano, el canto de una perdiz, la fragancia de un jazmín que filtra la luz del atardecer y, en la cocina, contrapunto artificial, el silbido de una...
Subido el

Nombres y paisajes del explorador espiritual

Pedro Perez Segura

... en una amplia suite del hotel "Dos Mundos" en la Habana. Los grandes ventanales con cortinas color hueso permiten agitarlas por un aire proveniente de la espesura del tropico en rafagas, ansioso, ondulante, acariciandole. La ciudad sabe de su llegada y las luces de los...
Subido el

Una moneda en la fuente

María Graciela Kebani

... ... Mira a través de la ventana. Allá a lo lejos, el sol destella y enciende los árboles que parecen arder. Como hipnotizado, se levanta, abandona la chaise-longue. Abre la puerta que da al jardín. Hasta sus ojos respiran conmovidos la enigmática luz del...
Subido el

Secretos y juramentos

María Elejoste Larrucea

... . Su respiración es irregular, el pulso débil y la herida de la cabeza no deja de sangrar. La señora María contempla horrorizada el desastre. Los campesinos se quedan en el porche sin entrar en la mansión. Cuchichean entre sí, que si el conductor de la camioneta iba...
Subido el

EL PROTOCOLO

EDUARDO MORENA VALDENEBRO

... ... no está solo, el protocolo ha despertado al tiempo que el pequeño formícido aparece rodeando las tachuelas del guarnicionado. Prendido en su hirsuto abdomen acarrea néctares de amapolas de Carrascosa, esporas de trigos de Torija, sangre de olivas de Casasana…...
Subido el

Y volar con los ojos cerrados.

Sofía Castro Perea

... . "¿Y si hoy vamos a París? ¡Allí siempre es una fiesta! Oh, felices y locos años veinte..."-dice la acompañante-. "Mira, mejor cambiemos el destino: vayamos a Estados Unidos. Siempre he querido cruzar el Atlántico, ¡y gratis! ¿Qué más se puede pedir, viajero?...
Subido el

Transparencia del viajero

Gustavo Charif

... ... Pero el viajero no sabe qué es una chaise-longue, y busca en el aire, con sus ojos, comprender la naturaleza de su viaje. “Debe ser algo francés, y desconocido, donde uno puede echarse”, piensa. Y de inmediato comprende que esto no puede estar sucediendo, pues es...
Subido el

Mayo

Julia H. del Olmo

... - ¿Qué es “cretona” Liss? - Alec chasquea la lengua, impaciente. - ¿No puedes esperar a que termine la frase Jojo? – mira furioso a su hermana pequeña. Liss observa los mechones rubios que sobresalen de la enmarañada cabellera, sonríe: - Vamos a tener que...
Subido el

ENCIERRO

Laura Villa Calero

... , sonríe porque al fin es feliz. Todo ha terminado. Sus días no significan nada, acaba de comprender que todo cuanto le rodea forma parte de él: sus libros, las viejas paredes que durante años le han acompañado, las pisadas de sus carceleros, las ideas adheridas a los...
Subido el

Transferencia

Cristina Chapela Lorenzo

... . Lo observo y súbitamente el contacto visual nos recrea en la casualidad. Nos hemos visto antes, pero nunca de este modo. Leo en voz alta la nota que, supongo, él ha dejado sobre mi mesa. Su letra presenta ciertos rasgos asertivos. Sentimos en nuestras propias...
Subido el

Huyendo del destino

Omar Arévalo

... , se sentía cansado, con sueño, no tenía ganas de nada sólo quería morir ante la traición que le deparó el destino. Nunca estuvo seguro si el destino se labraba o se imponía inexorablemente, quizás creyó en ambas hipótesis, que el éxito era mucho trabajo y algo...
Subido el

EL SECRETO ENCANTO

ARMANDO ARAVENA ARELLANO

... ... ...reconstruía mentalmente su sueño. Sí, eso es verdad, la posición no tenía nada de cómoda. Sin embargo, a esa hora no había otra alternativa. Fue así como, día tras día fueron ajustando sus cuerpos hasta transformar aquello casi en un verdadero placer,...
Subido el

Solo déjame estar contigo

Esthefany Miluzka Acevedo Suarez

... . ¡Solo un día! “¿En qué piensas?”–me pregunta ella. “En nada”–trato de no mirarla. “Deja de hacer eso”–trato de calmarme. “No entiendo” –se acerca más– “Yo solo quiero estar contigo”. “Pero mañana me iré y no regresaré”–sus...
Subido el

La vuelta de Manel

MARÍA BELÉN VIZOSO GARCÍA

... blanca desgastada, algo raída en los extremos, que se resiste -tal vez por haber sido testigo silencioso de tantas reuniones familiares- a ser retirada del porche de la vetusta casa familiar. Por fin, tras un duro invierno que se ha llevado algunas tejas y ha dejado...
Subido el

INQUIETANTE OLOR A NAFTALINA

María Teresa Iglesias Yugat

... que huele difusamente a alcanfor. Bolas blancas ocultas entre las aristas del tejido o incrustadas en las costuras para impedir que la polilla agujeree, en un filtiré efímero, las flores estampadas en arabescos líricos, bajo su cuerpo levemente desmadejado. Se siente...
Subido el

Este chico es un peligro

Miguel Luis Zurru

... . Es el 14 de enero de 1952, la temporada de verano en América del Sur, hace dos semanas que partió desde Córdoba, Argentina. Trazó un itinerario, por intuición, que llega hasta el norte de Sudamérica. Viaja con Alberto, su entrañable amigo. Después de una breve...
Subido el

Agobio

Oscar Ramírez Cortazar

... , y dejando escapar un bostezo, fumaba un cigarro tras otro. La sensación de desánimo que le había dejado la posada de la noche anterior había desaparecido. Al menos eso parecía. «Cuando todavía tenemos algunos años por delante, y mucho que pensar mientras estamos...
Subido el

Bajo la zanja

Ángel Jurado Mateo

... , pero no siempre fue así. Allí, postrado, los recuerdos le invaden. Se vuelve a ver agazapado en aquella zanja, a un metro bajo tierra, esperando salir, obcecado sólo con salvarse. Su cuerpo, tenso como hilo de pescar cuando ha picado uno de los grandes, permanece...
Subido el

Camino y como

Cristina González Grandas

... . ¡Qué bien se está aquí! Este hermoso anochecer de luces rosas y blancas me recuerda a un caramelo de fresa en un inmenso y esparramado huevo frito. Creo que empiezo a tener hambre... Todo me recuerda a comida. Es curioso. Nunca pensé que la comida fuese a ocupar mi...
Subido el

ESTRELLAS DE LA TIERRA

Beatriz Celina Gutiérrez Gómez

... desde su placentero reclinatorio echa a ver las estrellas a través de su ventana, trata de entender el por qué están tan distantes de la realidad de su tiempo. No acepta que sigan deslumbrándolo mientras hay otras tan ocultas que no pueden verse, esas, están...
Subido el

LUCHA INTERIOR

Puri Otero Domarco

... y sus ojos cansados de rodar por la vida buscaban un hilo de luz que le animase a seguir caminando por aquella senda que se había marcado. Necesitaba ver lo que no estaba escrito con tinta legible, escudriñar en el interior de su alma para discernir entre el bien y el...
Subido el

El retrato

AMPARO ABENZA GUIRADO

... era la primera vez que oía esas palabras: chaise-longue y cretona.Él creció entre muebles modulares y sofás de microfibra.Pero la hija de la dueña del hotel hizo hincapié en ellas y él pensó que sería cortés probar el mueble.A primera vista, le pareció un asiento...
Subido el

Recuerdos de humo

Elena Izquierdo Gómez

... . Con los ojos cerrados, se limita a sentir el traqueteo del tren bajo su cuerpo. Ha decidido esperar su parada en la cafetería, mecido por el aroma a café y el quedo murmullo de los demás pasajeros. Todo tan familiar, tan conocido, tan... Preso de una repentina...
Subido el

Decisiones

Angel Osmani Altamirano Palacios

... . Sus manos cubiertas por unos negros guantes de cuero y en la funda de su bolso de viaje una pequeña tablet que parpadiando y parpadiando, le anuncia a su dueño el alcance de una conexión WiFii. Fuma un delgado cigarrillo que no tiene marca y en el humo que se aleja de...
Subido el

El día de los sucesos

Adrián Fernández Pérez

... . Era un día nublado y lluvioso, me disponía a levantarme de mi cama para ir a trabajar, bajé a la cocina y calenté una taza de leche y estaba tan dormido que me confundí de pastillas y tomé sobníferos. Cogí el coche y me fui, a los 10 minutos me encontraba...
Subido el

De párpados hacia adentro

Iago Mora Arcas

... , su pensamiento en el cielo infinito que se despliega sobre él. La noche ya ha caído y la temperatura es agradable, a lo lejos se escucha una lechuza solitaria que solo busca el contacto con otro semejante. Pero el campo no es lugar de compañía, sino de soledad. Una...
Subido el

El viaje adentro

Alejandro Contreras

... , dijo una historia sobre unos jovenes. Tres muchachos y cuatro muchachas andaban baliando en alrededor de un fuego; todos estaba la influencia de la mescalina y era anochecer. La canción era “Eres” que sonaba como “seres” bajo la influencia de la mescalina que...
Subido el

LOS REMOTOS VIAJES DE EMETERIO

Cristina Rodriguez Berrocal

... , o eso imaginaba él. Ni era viajero, ni su cuerpo descansaba sobre la chaise-longue. Emeterio nombre que recibió porque su dichosa tía así lo decidió al nacer, era más bien casero. El viaje más largo que había hecho jamás, era al cementerio de su pequeño...
Subido el

Defectos estructurales

Esperanza Tirado Jiménez

... verde desteñida por el uso. En su mano sostiene una copa de vino, a la que da vueltas, aparentemente desganado. Enfrente, en una butaca redonda, la dueña, heredera de la casona familiar, ahora reconvertida en un intento de hotel rural, espera su decisión. Abrumada...
Subido el

Atlántida mortal

Gabriel Rodríguez González

... y con su mujer Serena en otra igual.Estaban perdiendo dinero y estaban pensando que hacer y nuestro viajero dijo:-Podemos hacer un viaje. -Claro,para perder más dinero y más rápido.Idiota. -No lo entiendes.Podrían financiarnos una expedición...
Subido el

Lágrimas de sangre

Miguel Isidro Ouro De Los Santos

... , su pulso se extinguía mientras un hilo de sangre resbalaba de su boca. Su expresión era un semblante de dolor seco, sufrimiento ahogado de un ayer que se escapaba. Mientras su mirada se iba apagando, a su mente florecían recuerdos de un torpe pasado y planes de su...
Subido el

LA PÉRDIDA

Valeria Martínez Ramé

... , mientras recordaba la historia de un cuerpo y su espíritu que vivía con la inocencia de un niño, que creía en la promesa de la tierra convertida en un paraíso en dónde leones y corderos jugarían juntos sin lastimarse y que el dolor, no sería más que un triste...
Subido el

Pero pasaron

María López Herráiz

... mientras la gasa que cubre su pecho se empapa de sangre. Cada vez que intenta llenar sus pulmones de aire, el pecho le arde. Nota la bala que no pudieron extraerle y sabe que va a morir. El soldado sólo esperaba terminar el viaje con vida para entregarle las cartas a su...
Subido el

PRIMER AMOR

Chelo Teruel

... . A veces para viajar lo único que necesitas es una canción. Ni maletas, ni coche, ni billetes. Fue “Nada sin ti” de Eros la que me llevó sin preguntarme hasta 1.993. Instituto, amigos, la mochila vacía de experiencias, y tú. Teníamos 16 años y los bolsillos...
Subido el

Postal desde Ulan Bator

Francisco Javier Valois Calvo

... y ajada por las huellas de otro tiempo, cuya urdimbre bosqueja un ajedrez de retales. Unas aspas escandalosamente sucias en la techumbre lo hipnotizan; intenta no sucumbir a la seducción de Morfeo, pero no puede, o no quiere; siente ese extraño placer ocioso del que se...
Subido el

Turista del sistema

Beatriz Teresa Bustos

... . El sonido zumbante de las moscas que revolotean por su cara lo alteran; de vez en cuando embate contra ellas con su manó sucia y deformada. Gira continuamente para librarse de las importunas seguidoras; pero lo que más le fastidia son los ocasionales “turistas del...
Subido el

La verdadera nota.

Laura González Pérez

... , calculando en las rutas de su nueva aventura. Encontró un pequeño papel que decía: "La ruta indicada será la equivocada". Se pasó toda la noche pensando en esa extraña nota que apareció de la nada. Al día siguiente comenzó su viaje, con su fiel amigo,...
Subido el

La ciudad no es suya

Sergio Casal Figueroa

... cuyo tacto le guía, junto a los últimos rayos de sol filtrados entre los rascacielos, hacia el país de lo onírico. Un cuadro. Sólo ve un cuadro cuya línea de horizonte fugado separa lo común, lo diario, de lo desconocido. Qué bello es lo terrible. ¿Cómo huir de...
Subido el

EXTRAPOLANDO

Diego de la Fuente Alcocer

... . Dicho así puede parecer que el viajero descansa, sin embargo esta es su forma de viajar. Veamos cómo sucede: El viajero fija su vista en el cielo y se dice que ese mismo cielo es el que encontrará allá donde vaya; luego extrapola el canto de los pájaros y el zumbido...
Subido el

Huellas de tinta y palabras

María Sardón Rodríguez

... , como la primera vez. Ya está de vuelta de su viaje y de todo, pero, cuando alguien abre esas páginas, vuelve a revivir aquellos días. Tiene un recuerdo agridulce. Vio hermosos paisajes que le impulsaron a sentir cosas que no había sentido antes y que no sabría...
Subido el

El Fotograma de un Fusilamiento

Álvaro de Jesús Torres Reyes

... , fumando un habano casero. La atmosfera de cenizas amortigua la fragua donde habita esperando la orden de captar fotográficamente un fusilamiento. El motel tapizado de lirios transformados en fantasmas góticos que acusan calvarios. Llegó a Honduras, solo, con un...
Subido el

He ido de Yeats a Joyce

Renzo Franco Carnevale

... . Derrotado por el sueño se queda dormido. Por más de dos horas permanece en un estado de su conciencia en que se siente enloquecer por las táctiles emanaciones que recibe provenientes del televisor que ha quedado encendido y en su casi hipnotismo grita: “el medio es...
Subido el

No hace falta ser Alonso Quijano para estar loco

Fausto Macutela

... . No hay nada más en su habitación, una ventana tapiada, un par de mantas. Intenta dormir un poco antes de leer algo. Alguien toca la puerta, ¿quién puede ser? Insisten, tocan otra vez, se levanta, no encuentra ningún visillo en la puerta, duda. No espera a nadie....
Subido el

Las caras del viajero.

Alba Sánchez Barco

... . Alguna gente lo mira, curiosa, y tuerce el gesto. Otra no repara siquiera en él. Es mediodía, y los rayos de sol inciden en la cara del viajero, quien, molesto, abre los ojos y se los cubre con la mano. Con el estómago vacío, se acerca a un pequeño puesto en el que...
Subido el

Miedo

Paula Paradela Areán

... . Llegó el jueves por la noche, no sé si solo o acompañado. Yo le observo desde la puerta. Me mantengo en silencio, inmóvil, tratando de pasar inadvertido. Su sufrimiento es turbador; siento su dolor, que impregna la estancia y me conmueve. Mi respiración se acelera a...
Subido el

El tiempo de ida no es el mismo que el tiempo de vuelta

David Méndez Revenga

... inglesa. El viajero espera a que llegue el psicólogo que ha de tratarle su extraña patología. Mientras lo hace medita con la mirada puesta en un desconchón del techo que le sugiere una discontinuidad. Finalmente el psicólogo entra en el gabinete (que es la pieza de la...
Subido el

Arena de nómada

Marco Antonio Guijarro Ceballos

... ultrajada, desvirgada; sin posibilidad de recuperar su inocencia perdida. El viajero que nunca fue nómada mutó descontrolado, no fue un acto natural ni provocado, surgió sin más; anduvo buscando el origen de su mutación, profanó su cuerpo dejando marcas imborrables...
Subido el

UNA MELODÍA DE ESPERANZA

Mirian Alvarez Martinez

... y de un zafio estampado de mugre. Sus escuálidos brazos penden por los laterales de su sustento, casi rozando el cochambroso suelo de aquel estrecho habitáculo. Sus piernas difícilmente soportan el peso de sus harapos, que desprenden un olor nauseabundo. La cabeza le da...
Subido el

Prisionero

Isabel Sanfeliu Pujadas

... . Esta mañana lo hemos encontrado al abrir la tienda. El susto ha sido monumental. Pensamos que es un viajero porque esta abrazado a una maleta y parece que no quiere desprenderse de ella ni para soñar más libremente. Estamos todos mirándolo atentamente sin saber...
Subido el

Los muertos se cuentan de uno en uno

Francisco Justo Canelo

... . Saca su libreta, saca su bolígrafo, escribe el nombre del pueblo, anota la fecha, mira su reloj… Bebe un sorbo de cerveza, tira la botella sobre la pared y el bruto ruido hace que el encargado del motel se acerque inmediatamente. El viajero ríe estrepitosamente,...
Subido el

Más allá del orgasmo.

Juan Manuel Villalona

... , reposando la tensión que derramaban sus trapecios, entre el hipnótico olor a café recién colado, que traspasaba su alma y su miraba que parecía perderse en el infinito, entre el sol y la suave brisa vespertina, la cual hacía delicadamente su tarea de espantar el...
Subido el

El viajero de El Alcarria

Juan Manuel Labarthe

... . Mira hacia arriba, a la inmensa negrura del espacio exterior. Es un explorador. Su única morada es El Alcarria, una esfera de vidrio y metal que viaja por el universo. Ahí pasará su vida entera. En el momento en que muera, se activará su remplazo. Ahora este no...
Subido el

RELAMPAGO DE LA NOCHE

Josep Manuel Segarra Bellés

... y había oscurecido; sólo quedaba una ligera claridad en el cielo. Los cuervos iban posándose silenciosamente en la tierra, se oían sus berridos. Algunos hombres y mujeres sospechosos rondaban por el campo, escondiéndose entre los matorrales, en uno de estos...
Subido el

Galicia

Teresa de Jesús Esteban Rojo

... , apreciando el tacto ajado de la tela sobre las yemas de sus dedos y cierra los ojos para evitar distracciones innecesarias. Comienza su viaje imaginando el paisaje. Un lugar verde, húmedo, apacible, con un una pizca de viento fresco que indica que las lluvias...
Subido el

Vivo y muerto

Carmen Carminis

... con los colores de la bandera republicana, y los ojos abiertos mirando al techo. ¿Quién era? Un hijo del tío Vacas, hacía 50 años que no había venido a Cifuentes, cosas de política y de la guerra. Jesús, así se llamaba, llegó hace un año el día de lunes...
Subido el

LA PALA

Jose Manuel Madera García

... ... Cierra los ojos para regresar por unos segundos al bosque fatídico y los abre bruscamente para mirarse extrañado las palmas de las manos (¡no era la sensación que esperaba!)… La mente vuela luego hasta su casa y recorre las habitaciones buscando una pala… No...
Subido el

La trocha

Angie Martín Moreno

... . La tela, de un blanco sucio y áspero, se pega a su piel desnuda, húmeda por el calor de ese verano seco. Una mosca impertinente se posa sobre sus labios agrietados, rompiendo el compás insonoro de la tarde lenta. El hombre abre la boca despacio, despacio, despacio, y...
Subido el

La próxima jornada

Gonzalo Rodríguez-Jurado Saro

... , cierra los ojos y recuerda: todavía no se hace a la idea de cómo ha podido llegar hasta allí. O sí. En realidad, lo único que tenía claro cuando salió de su querido San Sebastián, era que tenía que quería recorrer España. En su memoria se agolpan los días...
Subido el

El dibujo de su traición.

Jorge Martínez Ruiz

... . Recogió del suelo la chaqueta y las botas llenas de arena de playa, y como otras tantas veces se quedó mirándole dormir en calma, después de haber regresado de su larga ausencia. Bajó las persianas para protegerle del sol que derretía Madrid en Agosto y resistió...
Subido el

El rechazo definitivo

Ernesto Sierra Sanz

... . Acaba de regresar y ya está pensando que debe marcharse. Mira el reloj de su muñeca izquierda. Luego el de la derecha, para asegurarse de que no es tarde. Uno le dice que es pronto, el otro que no tanto. La cretona cruje, expande su nerviosismo. Una fisura en su...
Subido el

COMO PARDALES

Elena Corujo Morales

... , mira el camino. Siempre será el viajero. Tiene momentos de lucidez, en los que Vuelve a su aldea de Lugo: - Ese puente lo construyeron los romanos, como las torres que ves a lo lejos, por los Picos de Miranda. Los puentes no emigran, hija, siempre están ahí para...
Subido el

Trompetas de muerte

Rosi Serrano Romero

... , se incorpora al escuchar el sonido inequívoco de una puerta al abrirse. El camarero deposita una bandeja de plata sobre la mesa, exclamando. -¡Sr. Parmentier de Bogavante con trompetas de muerte! Al escuchar aquello, las utopías encarceladas en su interior se...
Subido el

El retorno

Edwin Figueroa Acevedo

... . Entusiasmado, le relata a su psicólogo del último viaje. —¿Y cómo sabe que era el mismo tiranosaurio? —Porque todavía estaba allí, luchando con un hombre de cuyo nombre no quiero acordarme.
Subido el

Último viaje

Raúl Costas Beiró

... sin saber que ella le observa mientras respira. El viaje ha sido largo y el camino angosto pero plácido. Una lágrima se mezcla con una gota de sudor en la mejilla del viajero cuando se da cuenta de que ella le observa, pero no aparece el miepuesorque está...
Subido el

La tienda de antigüedades

Susana Revuelta Sagastizábal

... . La mujer que le acompaña, casi una niña, acomoda bajo su cabeza un almohadón. Él le acaricia la mano, agradecido. La joven cuelga en el perchero su blazer de lino y se pone a curiosear por la tienda: se prueba tocados frente a un espejo de bronce, abre y cierra un...
Subido el

Escalofrío

Ramón Santana González

... . Hace unos minutos colocó el punto final a un desafío que comenzó hace ya demasiado. Ha escrito el libro de un viaje sin salir de su despacho. Una novela tan fiel al recorrido como le ha sido posible. Lo demuestran las docenas de mapas y planos garabateados en rojo que...
Subido el

El último viaje

Benito Ónega

... . Con los ojos semicerrados observa como una araña hilvana su tela a la luz del alba. No muestra un ápice de desconcierto, y espera desapegado a que ella aparezca. Ipso facto, un raudal de imágenes se derrama por su mente. Recuerda su primer par de zapatos, su primera...
Subido el

LA LADRONA

Leonardo Martínez Expósito

... , profundamente dormido. Ella le mira, atentamente, es observadora, está acostumbrada a sacar conclusiones rápidas, con un solo vistazo; mira hacia un lado y hacia otro, no la ve nadie, el vestíbulo de la estación está vacío, tampoco hay cámaras, sería una cosa...
Subido el

¿ES TARDE?

MARIA JOSE GONZALEZ GARCIA

... , la mirada perdida, recordando los viajes realizados y soñando en los que le quedan por hacer. ¡Cuánto tiempo perdido!, discusiones, enfados, tiempos irrecuperables, y llegando a la conclusión de que el final es el mismo para todos. Un viaje sin retorno...... ¿Es...
Subido el

El brillo

Jorge González Garrido

... , cuyas patas de bambú se hunden en la arena, bajo una sombrilla de paja. Ha pasado el día bebiendo cócteles que lo han achispado. Tras un atardecer sobre el océano, acaban de salir las estrellas. Busca la Osa Mayor y, al no encontrarla, regresan los recuerdos que le...
Subido el

EN BUSCA DE UN SUEÑO.

GONZALO PRIETO BARRERA.

... y piensa que encontrarlo a esa altura, seria un verdadero milagro e incrustando la mirada sobre un punto celestial, fue interrumpido por una nube pasajera que se posó ociosamente sobre sus pesados ojos; mas ignorándola para reanudar su marcha, algo lo detuvo y observó...
Subido el

Que viaje el tiempo

Magdalena Correa Vial

... color rojo italiano. Está un poco raída y pasada de moda, pero es muy cómoda. Los recuerdos están aferrados a cada una de sus fibras. La soledad adoptada ha calado hondo en su vida y en sus costumbres. No se da cuenta cuando comienza a hablar solo. - Me...
Subido el

CARLA

Laura Cólera Montero

... , sus piernas no podían más, habían recorrido largos kilómetros para llegar hasta allí, no le quedaban fuerzas para acercarse a recepción y hacer esa pregunta que le sacaría de todas las dudas. Hundido en sus pensamientos, exhausto, las ideas se atropellaban unas a...
Subido el

EL último viaje

Eduar Mauricio Sarria Sandoval

... , en una habitación de alguna calle de París, ya ni lo recuerda, mas aquello ya no importa, ni el lugar, el día o la hora, pues su viaje ha llegado a su fin.
Subido el

El pecado

Marta Morales Regacho

... . Acompañado únicamente de Leo, su fiel can, anhela tiempos pasados. Aquellos en los que no ambicionaba más que un sustento. Aquellos en los que su familia fundamentaba los pilares principales de su vida. Sin embargo, ahora se veía solo, tendido en aquel motel de...
Subido el

El pasado es otra historia

Julio Herreros Ropero

... . Es el mismo pasado el que le impulsa hacia el futuro y el que a la vez le absorbe de nuevo. El viajero se sienta, como queriendo cambiar las cosas, pero no lo consigue. La lluvia es fuerte; alardea delante de él de sus atributos, como musa griega o como sabio con la...
Subido el

El baúl de las limosnas

Lorena Andrade Lorenzo

... recordando su última visita a tierras gallegas. De repente, su pensamiento se ve interrumpido por Rosa, la sirvienta. Viene a cobrar. A la pobre mujer la vida nunca le ha sonreído demasiado. Viuda y con una hija incapacitada, tiene la necesidad de trabajar como criada...
Subido el

LOS VEINTE AÑOS AUN NO HAN PASADO

José María Martín Vecino

... en la suite del hotel que se abre en balconada al Río de la Plata. Un tango lo despierta y se levanta con la corbata desanudada y los pies sólo cubiertos por calcetines ejecutivos, atrae hacia sí con decisión a su amante que con sus labios carmesí, vestido de seda...
Subido el

EL VIAJERO QUE QUISO RECORRER EL MUNDO.

Iván Amenedo Astray

... El viajero está echado boca arriba, sobre una chaise-longue forrada de cretona. El viajero pensó recorrer el mundo con su mujer y su mejor amigo en un globo aeroestatico. Al día siguiente se lo dijo a su mujer y a su mejor amigo si querían recorrer el mundo. Se lo...
Subido el

Amó

Yefri Germán Parra Puentes

... , ese algodón estampado en flores ocres se asemeja a su vida oxidada y sin amor. En ese momento tras un sueño repleto de maripositas ebrias es cuándo recuerda esa ultima vez que amó. Era un pájaro azul con brillantes ojos y cauteloso canto; lo amaron, por su volar, por...
Subido el

Parásito

José Luis Barros Justo

... . No se quedará por mucho tiempo. Se irá con el primero que venga y se siente junto a él. Le da igual si es hombre o mujer, si guapo o feo, si beodo o abstemio. Nunca le dejaron decidir, nunca le interesó, solo el instinto dicta cuándo y con quién. La única elección...
Subido el

El viajero entre mapas

Luz García Utrera

... de color blanco. Se diría que quiere ser engullido por el sueño que le acecha desde hace ya varios días. Hacía ya un par de semanas que no descansaba lo suficiente y acumulaba infatigables kilómetros en sus piernas, desde aquella mañana en su casa, donde había...
Subido el

Un nuevo comienzo.

Alejandra Riveiro Delgado

... . Estaría mirando al techo, si tuviera. En su lugar, se encontraba el firmamento. Inmenso, infinito e impredecible. Casi tan impredecible como el futuro. ¿Qué le depararía a él, un pobre vagabundo, el destino? Quizá mañana alguien le ofreciese una comida caliente en...
Subido el

LISTILLOS

Alejandro Sueiras Hernández

... gris, ese tejido que recolectan y entretejen nuestras mujeres a partir de las mimosas flotantes, y sobre la mesa sigue el plato vacío del rancho de gachas de maíz que ofrecemos a los invitados extranjeros con un vaso de pulque. Nada más verme se levanta y se presenta...
Subido el

CUANDO EL DESTINO ESTÁ ESCRITO

Susana García Corral

... . Se quita las gafas y las coloca abiertas, con cuidado, en la mesita junto al sofá, necesita descansar la mirada. A diferencia de la recta senda que sus pies recorrían a diario, sus ojos deambulaban por doquier trayendo a su pensamiento extrañas sugerencias y...
Subido el

EL VIAJERO

María Jesús Briones Arreba

... . Reposa desnudo, con los ojos pegados por una luz cegadora, después de haber atravesado el angosto túnel. Sonidos inintelígibles, de una comunidad bulliciosa, golpean sus oídos a ritmo de tambores de contienda. Como equipaje, un laberíntico libro-guía; como...
Subido el

El tiempo.

Sara Macarro Montaño

... , sus esquinas sucias, el tiempo pasó por ella también. Las pestañas del viajero, largas y oscuras, quieren rozar los hoyuelos bajo los ojos que el tiempo le regaló. Sobre él, pegado en el techo, un cabré negro enrollado en uno blanco, una bombilla al final de estos....
Subido el

Hogares de paso

Calamanda Nevado Cerro

... , en el salón, no esperándome fuera como dijo mamá. Cómo entró con ese sillón tan grande. Vaya confianzas se toma la gente, ¡Tiene el pecho desnudo! Respira. Se oye a pesar del cristal y la cortina. Donde estoy si abre los ojos me ve. Esperaré. No voy a entrar...
Subido el

DESAFIANDO AL TIEMPO

OLGA ZAZO CABAÑAS

... , está amaneciendo y el escaso descanso de la noche pasada, apenas me aportó fuerza suficiente para comenzar mi jornada en esta horrible pensión. Mientras caliento el café, me quedo observando esa incesante lluvia. Mi pensamiento es fiel a sus recuerdos, ¿dejó de...
Subido el

El misterio de escribir

María Porras Alcón

... . Mira, distraídamente, para el techo y cuando está a punto de dejar volar libre su imaginación, retrocede. Vuelve la cabeza al centro y se levanta. Comienza a desaparecer, a desmaterializarse. Vuelve, ahora en forma de mujer. Está echada, boca arriba, sobre una...
Subido el

Un sueño cumplido

Alba Cortés Iglesias

... . Su mente recorría de nuevo todo el trayecto hasta este momento e imaginaba todo lo que le quedaba. Había sido un viaje muy tormentoso, con muchas dificultades, solucionadas con mucho esfuerzo por su parte. Como las heridas producidas en los pies, el mal tiempo, con...
Subido el

Anacrónico

FRANCISCO JAVIER TORRES GÓMEZ

... , algo incómoda dadas las circunstancias, pero cuenta con el beneplácito de quien se une a ella a intervalos, intervalos que cumplen con la inevitable cadencia que marca la gravedad. Sabe que todo ha terminado y, sin embargo, está decidido a disfrutar de cada uno de los...
Subido el

Cela, Premio Nobel.

Ana Gómez Silió

... , recordó y al hacerlo, no pudo evitar sonreír frente al alicatado blanco de la pared. Alrededor de las ocho entraba en ese baño, rápido, fatigado por la carrera matutina para estar a tiempo, se sentaba en la taza del aseo y otra vez, como cada día desde hacía años,...
Subido el

EL VIAJE

George Emmanuel Barahona Velasquez

... .Había caminado desde pueblos remotos y el dolor de sus pies lo hizo echarse sobre la pesada roca. De su bolsillo saco un brandy que había comprado en una taberna y empezó a beberlo con disciplina, sabia que podía ser su ultima bebida. Tenía la noción que...
Subido el

Viejo con viajes

Rafael Duarte Sánchez

... , Al viajero que es viejo y abretonado como la chaise, le pica un pie. Todavía recuerda cuando caminaba por las trochas, veredas y descampados, para evitar la rutina de permanecer mucho tiempo en alguna parte. El viajero, aunque trabaja como publicista, no quiere manchar...
Subido el

UN PULSO FICCIONAL

Sandra Villar Giner

... . Se despierta aturdido por el calor tras una larga siesta en medio del silencio que envuelve su cuerpo. El corazón hace mucho que no lo siente, olvidado quizás en alguna de las muchas paradas de su larga e infructuosa travesía en busca de una falsa sensación de...
Subido el

HOMÓNIMO

David Panayfo

... . Parsimoniosamente mece en su mano la copa de vino Malbec que le ha sido servida. La ambientación esplendentemente barroca del hotel sobrepasa el procesamiento cognoscente de su palurdo cerebro. Trata de manejarse lo más naturalmente posible, pero los gazapos delatores...
Subido el

HOMBRE SOÑADO

José Saúl Barzola Vivanco

... y recuerda: cruzamos la meta del amor y del desamor, hallándonos desnudos, amada, como la primera lágrima arrepentida antes de cumplir la sentencia de destierro de los recintos de Eros. Caminante quimérico, despierta del letargo donde yacía por el aleteo y gorjeos de...
Subido el

Realizaciones

Hector Yitzac Nuñez Nuñez

... queriendo descansar un poco de todo lo que pasaba, quería comer, tomar un baño y dormir, pero no tenía tiempo aun. Había cosas por hacer y eso no le agradaba, pero podían esperar, al menos por un rato pues necesitaba relajarse, y pensaba hacerlo al menos hasta que...
Subido el

De regalo,el último día de vida

Alejandro Sande Corral

... ,atado.¿Por qué Eva no regresa?,¿se llamará Eva?... Se conocen de internet pero saben ya hasta sus gustos más secretos,tan alternativos.Y hoy iba a ser su primera vez. Ella,de pronto,había ido a comprar velas (?) ("cera derretida en fe por tu piel; poca,apenas la...
Subido el

El final del viaje

Rocío Castro

... situada bajo el enorme ventanal que tiempo atrás inundaba de luminosidad la biblioteca de la casa. De fondo suena su peor obra, su favorita. Ésta no le reportó éxito en su carrera, más bien todo lo contrario, pero gracias a ella conoció a la que poco tiempo después...
Subido el

IMAGINACIÓN

Juan Francisco Bertrán Hurtado

... y se pregunta si desde allí podrá viajar hacia su pasado, tal vez luego al futuro y quién sabe si también a otro lugar donde no importe el tiempo. Es posible, tiene que ser posible porque para un viajero que se respete, la necesidad de no estar detenido por mucho...
Subido el

LA HUIDA

ELENA OLIVELLA GARCIA

... . Diecinueve paradas erradas en un éxodo personal hacia el lugar urdido por sus anhelos. El peso de la decepción es su equipaje, forrado de plástico para que nada encorve la línea de su itinerario. Un viaje en espiral vertiginoso e imprudente. Sesenta y nueve años...
Subido el

HOTEL ORIÓN

Ángel Moisés Durán Iriarte

... forrada de cretona de aspecto cómodo y situada en la terraza de su habitación del Hotel Orión. A pesar del intenso frío que porta el gélido viento del norte y castiga su rostro con la fuerza de un látigo, no se inmuta, sigue allí, tumbado, con su mirada fija en el...
Subido el

ES PERSONAL

Héctor Marcos Guetufian

... , manchada de sangre. ¿Quién fue el asesino?. ¿Por qué eligió matarlo ahí?. El lugar es inmenso y lleno de muebles obtusos. ¿Por qué elegir el mueble sagrado?. ¿El mueble construido para los Dioses?. Vulgar. Asesino y vulgar. Voy a encontrarlo aunque sea lo último...
Subido el

A todas partes

Adrián Abadín Martínez

... , a su lado el marco roto y desportillado de su puerta a todas partes y en su regazo, encerrado en un puño, su pomo. La gente pasa y lo mira sin verlo, moviéndose acompasada, picoteando el suelo como si fuesen grajos, cada paso lleno de intención, yendo a alguna...
Subido el

El aroma de los jazmines

Lizbeth Solórzano Puebla

... . Su dedo índice dibuja un rostro en el aire. La brisa veraniega empuja las delgadas cortinas blancas hacia el interior de la habitación. La fragancia de las flores de la terraza perfuma el ambiente, mientras el dedo índice traza unos grandes ojos verdes, una boca de...
Subido el

Suspiros del Pasado

Seth Arenas Mateos

... , Te perdí cuando era una niña, entonces nunca más volví a ser yo misma. Culpe a todos por tu perdida. A mamá, por intentar reemplazarte, y a mi misma, por no poder ser como siempre quisiste que fuera. Sabes, cuando era más pequeña pensé que nunca cambiaría, que...
Subido el

El viajero del interior

Andrea Rodríguez Castro

... intentando sentir los aromas y los sonidos, intentando ver el paisaje que tenía delante de él. Pero no podía porque seguía atrapado en la oscuridad de su mente y, mientras se tomaba su pastilla diaria, cerró los ojos y soñó con ese misterioso paisaje, convencido...
Subido el

El viajero está echado, boca arriba, sobre una chaise-longue forrada de cretona

Maribel Fagundez

... . Mientras su cuerpo entre nubes, sentía posar entre ellas, como bálsamo que acaricia la dureza tensa de sus andanzas, de sus crecidas añoranzas y de tantas esperanzas como primavera estacionaria, se apagaban en sus ojos como lucero viajero las improbabilidades del...
Subido el

Sherlock

Pedro Muñoz

... azul con flores de lis doradas bordadas, admirando los patrones del papel tapiz de la pared pero adormilado, cuando en eso la puerta de la habitación se abre intempestivamente y entra el Dr. Watson que le avisa la inmediata entrada de una cliente, pues estaban necesitados...
Subido el

INDIANOS

Paula González Cascales

... , con el rostro cubierto por un sombrero de Panamá. Finge dormir, pero en realidad olisquea lo que ocurre a su alrededor. Le gusta observar a los demás, sus maneras, sus ropas, aunque en este viaje la mayoría del pasaje vista igual: de blanco lino los hombres, con...
Subido el

Tuareg

Ánxel Álvarez Llano

... . El puñal de los kilómetros abre con limpieza surcos en su frente. Una nube cenicienta nubla la luz cansada de sus ojos mientras el oro de la tarde se cuela descuidadamente por el balcón. Languidecen los cordones de las botas, heridas de arena, abandonadas a su suerte...
Subido el

Relleno de sorpresa

Ana García Paniego

... y sus pensamientos la traían a ella tan dulce como mermelada de ciruela. La volvería a ver esta noche en la cena, chuletillas bien aderezas, pero aún no sabe si se quedará un día más en este alojamiento, en esta ciudad. Tampoco sabe nada de ella, excepto que su...
Subido el

La estación

DIEGO BENITEZ RANGEL

... , aunque era la misma estación la luz que reflejaban sus paredes encaladas no era la que había conocido hacia cincuenta años. Siempre recordaba el primer día que se sentó en el único banco que, en aquel entonces, había junto al andén y siempre recordaría aquella...
Subido el

EL POEMA DE CLAUDIO

Mercedes Delgado Seoane

... . Es curioso, pero Claudio no sabe lo que es una chaise-longue y menos aún la cretona. Realmente no le hace falta saberlo, él sólo necesita descansar. Esta familia fue muy amable con él cediéndole por unas horas está parte de su casa. Perder el tren en un pueblo sin...
Subido el

Volando en libertad

Ander Lafuente Ateaga

... . Perdió el norte hace mil doscientos cincuenta kilómetros. ¿Quién echaría de menos su alma perdida en el sinuoso camino de la vida? Ahora reposa, con la mirada perdida, pensando en las personas que quedaron atrás, en las que vendrán y en las que no volverán....
Subido el

Letal.

Andrea Varela Díaz

... . Esa casa era su hogar desde hacía poco, pero ya se había integrado en el lugar. De repente, escuchó una explosión cercana. Vio por la ventana unos labios que se llenaban de humo negro, que se extendía por todo su delicado rostro hasta hacerlo invisible. La muerte...
Subido el

Pompeya.

Pablo Bao García

... recordando que había trabajado muy duro durante aquellos 60 días,para él ya casi interminables, en el desierto del Sáhara. Ahora ,ya en su pueblo natal , descansaba en una preciosa casa junto al molino de agua , viendo las fotos que habia tomado para su cuaderno de...
Subido el

Puerperio

Javier Mateos

... cuya textura llama a la nostalgia. El prefiere no llamarla y decide enfocar su vista en un viejo jarrón que contemplaba su vecina ventana. Piensa que está cansado, lo piensa con vehemencia, mientras el jarrón cae al piso y su mirada se agita: hay un fantasma. Le echa...
Subido el

El olor a tierra mojada

José Ricardo García Suárez

... . Se levanta con parsimonia y sale al jardín de la casa. Mira hacia el cielo azulado como si un niño lo acabase de pintar con lápices de colores; unas cuantas nubes grises aparecen sobre las montañas, la lluvia no tardará en presentarse. Sube a su habitación y mira...
Subido el

Viaje a la semilla

Yerandy Pérez Aguilar

... rumiando con sigilo la tragedia; aunque bien podría quejarse en voz alta, llorar o patalear como un niño malcriado, que nadie lo asistirá en su drama. Demoró un poco en reconocer el pueblo, que ya no era pueblo sino ciudad pequeña. Un adoquín aquí, una fachada...
Subido el

Orines de gatos

José Antonio Repeto González

... . Acaba de despertar y ha aspirado un aire denso de orines de gato. En seguida ha notado humedad en la espalda y se ha incorporado eléctricamente. No hay nada que le produzca más repugnancia que el olor reconcentrado que dejan los gatos consentidos en los asientos de...
Subido el

Esencia de realidad

María Luisa Rodríguez Lamas

... , los ojos mirando el techo de tablas blancas, la mente en las paradisíacas playas vírgenes caribeñas, el cuerpo cansado y lánguido, la tez curtida por los rayos de sol. Junto a él, su inseparable compañera: una mochila violeta llena de recuerdos, no más que los que...
Subido el

El comienzo del camino

Mª del Carmen Bermejo

... , mirando hacia el tragaluz de la buhardilla donde se ha alojado. En penumbra, observa el cambio de la luz en el cielo, viendo acercarse la noche. El cielo se transforma cuando los tonos rojizos van hundiendo al mundo en sangre, que dan paso a una profunda negrura, rota...
Subido el

La tela de araña de cretona

Eva Mª Campos Molines

... , observando como una pequeña tela de araña se había formado en la esquina superior derecha de la ventana de la habitación. Pasaba totalmente desapercibida de no ser por el reflejo de la luz del sol al incidir sobre los cristales pendulares de la lámpara, la cual...
Subido el

El fin del viaje

Violeta Alonso Vidal

... y ya estaba demasiado cansado para seguir huyendo. Sabía que el tiempo se le echaba encima, y que pronto lo vendrían a buscar. Cogió un viejo papel y un lápiz y comenzó a escribir. Eran las palabras más sinceras, las más profundas...Y las que nunca le dijo a su...
Subido el

CORRIENTES DE AIRE

Kamila Pavlyshyna

... . Sus ojos acarician el paisaje que se sucede infinitamente detrás de la ventana del vagón. Lleva días ahí sentado, o eso parece. Incluso ha olvidado su destino. La música y los cuadros que adornan las paredes del compartimento se le antojan insulsos, vacíos. Han...
Subido el

EL HOMBRE QUE ADORA A LOS ANIMALES

Mónica Filgueiras Prieto

... .Esaba aburrido así que fue dar un paseo por el bosque. Pero se desorientó y se perdió. Escucha un ruido y corre a ver que pasa. Se encuentra con un ciervo y dos pájaros y... ¿Estaban hablando? ¡Sí¡ Estaban hablando sobre él. Decían que debían ayudarle a volver...
Subido el

Humedad

Liset Reyes Aldereguía

... . Fuma el último cigarrillo tranquilamente mientras espera la llegada. En ocasiones deja caer las cenizas al suelo. El líquido está disperso por toda la habitación pero su mirada permanece inmóvil. Un suspiro tóxico anuncia el final de la búsqueda y el inicio de un...
Subido el

El pueblo maldito

Teo Alonso Vidal

... , , estaba en un punto muerto. No entendía que pasaba en aquel pequeño pueblo. Las preguntas se amontonaban en su cabeza. La gente seguía mutando, pese a probar con todas las posibilidades… solo le quedaba una, pero muy arriesgada. Tendría que conseguir la...
Subido el

Espera

Alejandro Salazar Valencia

... , recibe el sol, espera pacientemente. No se sabe que espera. Podría ser una persona. Quizá una mujer muy bella, quizá a su vieja madre o a su hermana fea. Podría esperar el tiempo correcto, a que el sol se pose sobre su hombro izquierdo. Quizá espera una señal, un...
Subido el

EXTRAÑO VIAJE

ANTONIO PORTA VERA

... en la recepción de su hotel. Tras muchos días de viaje, había llegado a aborrecer aquella vetusta butaca, pues pasaba largas horas en ella a la espera de su cita. Él añoraba su viejo sillón. A Juan, nunca le había gustado viajar. Y, ¡míralo!, allí se encontraba...
Subido el

PENSAMIENTOS POSITIVOS

JESÚS PACHECO

... . Hace rato que no está haciendo nada pero no lo puede evitar. No puede evitar pensar que su mujer está con otro. Debe repetirse, interiormente, más de mil veces, que no es conveniente pensar en eso. En sus besos, sus abrazos y en sus gemidos furtivos. Tampoco le...
Subido el

La sinfonía del viajero

Marina Camazón Olmedo

... . Descansa. Parece que duerme en paz. Reflexiona. Parece que recapacita. Se empequeñece. Parece que el mundo se engrandece. Abandona. Parece que ha dejado las armas. Se levanta un nuevo amanecer. Parece que hoy no hay estrella. Vive. No, parece que ya no vive.
Subido el

Olvidaste decirme…

Teresa Jiménez Sojo

... , mira para el techo ausente, buscándole los ojos a esa mancha de humedad que le recuerda a su difunta esposa, en el ambiente ondea un olor putrefacto que le hace regresar en sí, se incorpora lo más rápido posible, y contempla horrorizado como los gusanos comienzan a...
Subido el

Viajando

SILVIA DIAZ ROL

... . Tiene los ojos abiertos. Mira fijamente la lámpara poliédrica que hay en el techo. Intenta recordar dónde la había visto antes pero está tan cansado que es incapaz de concentrarse. Por la ventana entra ahora un ligero viento que llega directamente a su cara haciendo...
Subido el

La despedida.

Manuel Peña Díaz

... . Desde la ventana apenas alcanza a ver el camino que le trajo de vuelta a casa. Fue un regreso forzado. Fueron ilusiones perdidas, desencanto, tristeza... Fue una vida sin descanso dedicada a buscar lo imposible. El cansancio de cuerpo se ha convertido en cansancio de alma...
Subido el

EL FIN DEL CAMINO

Pedro Vicente Aguayo Valverde

... . La jornada resultó inclemente; pero hermosa. En el magín recrea pasajes de la excursión: de nuevo la fresca brisa del amanecer en su anhelosa partida, la fragancia de los campos, el bullicio de inquietos arroyos, el susurro misterioso de los bosques y el mensaje...
Subido el

La afición del viajero

Zaira Sánchez Alonso

... . Con su sombrero de pescador, sus botas de pesca y su caña; ya que es la mejor forma de descansar antes de ponerse a pescar. Luego se levanta y prepara el anzuelo, pero no entiende cómo no le muerde ningún pez el anzuelo. En realidad es porque está pescando en la...
Subido el

"EL PEREGRINO SIN VIEIRA"

JOSÉ LUIS MARTINEZ AZPILICUETA

... , absorto en la pantalla, mientras la tarde laboriosa zurce con agujas de pinos el fugaz deshilachado luminoso. Tampoco percibe las odiosas miradas de ojos macilentos bajo pestañas empolvadas desde siempre que, en una estancia contigua, discuten en torno a una mesa...
Subido el

Un final adecuado

ANA ISABEL LÓPEZ SILES

... , sucia y habitada por conquistadores dispuestos a defender su territorio con diminutas y aviesas fauces. –Supongo que es un final adecuado para un día sombrío –Dijo, aún tembloroso después de estar a punto de deslomarse por el barranco de Trascastillo. Una...
Subido el

Fin de trayecto

Ángel Roba Rodríguez

... . Una grieta que atraviesa en diagonal el techo amarillento y desconchado le recuerda el largo viaje en tren. Ya no es consciente del tiempo transcurrido, de las horas observando el paisaje cambiar, escurrirse tras la ventanilla. Solo siente el intenso dolor por su...
Subido el

EL TIEMPO Y LA MUERTE

CARMEN TEJADA NAVARRO

... , con el raído sombrero que le acompaña en cada una de sus incursiones, cubriéndole la cabeza. Escucha como una voz de mujer dice que ya no hay un solo lugar en la tierra al que le gustaría dirigir sus pasos. Y él, que no piensa como ella, apenas se incorpora para...
Subido el

Sólo el tiempo nos separa

Sarah Manzano

... . Ha aparecido en una situación incómoda, pero no es, ni de lejos, su peor aparición. Recuerda aquella vez, en Río, o lo que en el pasado fue Río, y su mano viaja hasta la cadera de titanio que tuvieron que implantarle. Cuenta hasta diez y hace las comprobaciones....
Subido el

Cábalas de un viajero

Francisco Javier Usó Enrique

... . Acaba de ser parido en una ennegrecida hoja de papel de estraza. No sabe si andará o quedará recostado ahí para siempre, eterno pero inútil, apenado. Aunque siendo viajero, qué duda cabe que viajará; y quizá lo haga lejos, lejos del barrio o de la ciudad donde...
Subido el

Esos ojos traslúcidos

ALFONSO CAJIGAS DELGADO

... . Desde mi cómoda posición al calor de la lámpara me pierdo desde hace ya observando fijamente sus ojos. Unos ojos tristes que, sin pestañear, miran por mirar, porque lo que se dice ver, no aciertan a ver nada. Ahora se tornan traslúcidos. Y a través de su...
Subido el

Antropología o otras desgracias.

R. Helena Molano Gil

... que sigue fuera de lugar en la humilde casa. No ha sido buena idea volver a realizar el viaje que una década atrás le llevó de norte a sur recopilando los usos y costumbres de una ignorada España rural para su doctorado de antropología. Se pregunta si es...
Subido el

Aeropuerto

marllo gracia

... . Ante sus ojos, multitud de maletas cargadas de personas se mueven a diferentes ritmos, dejándose llevar por los largos pasillos. En su interior, la gente se retuerce, buscando una posición lo menos dolorosa posible. El paso se acomoda a la velocidad de las...
Subido el

El beso

Jesús Yániz González

... . Lo observo durante unos minutos desde enfrente. Cuando me canso me levanto y doy una vuelta a su alrededor, absorbiendo a cada paso los recuerdos, las aventuras y las anécdotas que ha acumulado a lo largo de los años. Una pena que haya acabado así, solo. Que este texto...
Subido el

PACTO EN EL PÁRAMO

Andrés Pérez Barrero

... . Mira las imágenes que cree adivinar en los claroscuros del techo de la vieja casona, tan perdida en el páramo como en sus recuerdos. El viejo pasa por su lado, arrastrando los pies para no perturbar el reposo de aquel extraño que dice venir a buscarlo tras veinte años...
Subido el

FINAL DEL CAMINO

RAFAEL BLASCO LÓPEZ

... . Afloran de su viaje los recuerdos del transcurso del mismo, en busca de la verdad de la vida, también forrados, de dudas y sueños perdidos. La sombra de la portadora de la guadaña aparece avanzando hacia él, tal agria y seca marea negra. El tiempo se detiene, se...
Subido el

Un día gris

Paula Pérez Aboal

... con tonos rojizos y negros, en el extremo superior, el nombre del creador Louise Parker. Horas más tarde, en el tren, durante el viaje largo y frio de trece horas, su libreta en una mano y bolígrafo en la otra, era una ayuda para el entretenimiento. Por la ventana en un...
Subido el

AMOR MADURO

jose manuel muñoz ramos

... . Desde mi mecedora de brazos curvos a juego, observo sus gestos casi imperceptibles. Nos hemos enfadado en el coche, por una nimiedad. Durante la comida, hemos discutido con más contención que mesura, y cruzado reproches con miradas aceradas. Fuera del apartamento,...
Subido el

EL VIAJE ETERNO

LUCIA ALCÁZAR LARA

... , pero sus recuerdos le llevan a los momentos pasados hace dos días, cuando su viaje parecía que no iba a terminar nunca. El tiempo entonces se le antojaba lento, pero a la vez bullía dentro de él la idea de que pronto buscaría en su memoria estas instantáneas: la...
Subido el

El viajero sedentario

Mar Rodríguez Díaz

... en la terraza de un bar del puerto de Húsavík. El tibio sol de la tarde ilumina su joven rostro, curtido por el viento salobre de la bahía Skjálfandi. Saca del bolsillo un cuaderno para tomar notas sobre el avistamiento de ballenas que acaba de realizar en un pequeño...
Subido el

Otro día.

Rosa María Mogollón Calvo

... , mirando hacia el techo, lleno de escamas de cal que recuerdan su alma tras una noche a solas con él mismo. La maleta reposa, abierta como la boca de fresa de su amado, junto al armario que adorna una pared desnuda y muda. El silencio, otro día rompería sus sienes,...
Subido el

PASATIEMPOS

Antonio Ortuño Casas

... , fumando un enorme habano e impregnando con su aroma todo el ambiente en torno a la terraza del hotel. No puedo evitar mirar el humo del puro subir y desaparecer como por arte de magia unos pocos segundos después. Así me gustaría que él desapareciera también y me...
Subido el

MEMORIAS DE UN VIAJE.

Raquel Rodríguez Córdoba

... ,mientras su compañero de viaje, conduce aquella preciada caravana que había costado años de trabajo.Se dirigían a ninguna parte,burlando al destino,y dejando que la carretera les guiase.Eran viajeros por el mundo,vivían la vida al máximo como si no hubiera un...
Subido el

ESCONDIDOS ENTRE LAS NUBES

TERESA LÁZARO SÁNCHEZ

... .Busca entre las nubes. “¡Mira, ahí está el inseguro Segismundo!” grita el niño, orgulloso de poder leer tantas historias. El viajero sin destino sonríe. Era verano, un Sol abrasador y un viajero buscando parada. A la entrada del recóndito pueblo un niño...
Subido el

A flor de tarde

Patrocinio Gil Sánchez

... atrancado de amor y una laguna que se llevaba en sus agua todas las ilusiones. La cosa comenzó un día antes frente al retablo de La Asunción, cuando ella, falda tan corta como de niña, oyó que la llamaban y se volvía sin reconocerle, intentando buscar en la memoria...
Subido el

retrato

Lucia Cruces Rocha

... ,viajando a sus recuerdos,recordándola .La había conocido en ese sofá y ahí mismo vio como sus labios titubeaban y sus ojos perdían ese brillo que hacía que se pasase horas contemplándolos .Alzó la vista hasta el retrato que le había regalado.Se quedó mucho tiempo...
Subido el

El Paciente terminal

Diego Javier Celdran

... Juan Carlos partió rumbo al hospital, era uno de esos días de enero en donde las térmicas baten récord. Pidió ver al doctor Vargas, estaba tranquilo, aunque sudaba, pero quien no sudaba ese verano. Le indicaron que el doctor se encontraba en junta médica, que lo...
Subido el

COBARDÍA

Teresita Bovio Dussin

... , afuera llueve y las gotas repiquetean lóbregas sobre los sucios vidrios de la habitación. Lee y relee la arrugada carta donde su mujer le anuncia que se marcha cansada de sus ausencias y desamor. En un rápido pantallazo recuerda amores y promesas, pero el juego y el...
Subido el

La realidad que uno elige.

María Peña

... .Se gira hacia un lado y hacia otro, intentando conciliar el sueño. Ella aparece, como siempre, sin hacer ruido. Se acerca a él para poder tener una de esas conversaciones que sólo ellos dos entienden, en las que la mayoría de veces las historias que se cuentan ya las...
Subido el

El último viaje

Genís Moreno Fernández

... cuyo estampado eligió su mujer. Entrecierra los ojos para evitar el fulgor del sol que se pone. Las relajantes notas del ritmo de la ciudad lo amodorran. El timbre suena y se incorpora como puede. La puerta maciza esconde algo detrás y, en su mente oscurecida por el...
Subido el

UN VIAJE POR MOTIVOS LABORALES

VICTOR TARDIO CRESPO

... que despierta humedecida por litros de Möet Chandon descorchados la noche anterior. En la misma habitación, tres asiáticas lucen sus cuerpos desnudos sobre una cama circular y dos patos aletean con impotencia esposados a un señor en camiseta interior y...
Subido el

Billete hacia el pasado

Primitivo García Frías.

... . Una maleta de lona descansa entre sus pies, alrededor de los cuales se amontonan el tiempo y las colillas. La taza de café en la mano, como un retrato amarillento y arrugado, apenas protegido en la oscuridad del bolsillo interior de la chaqueta. Y el reloj de la...
Subido el

Voyeur

Miguel Ángel Peñuelas Ayllón

... ... No queda nadie en la orilla. Las nubes pasan tan veloces que les persiguiese la luna. Ruidos en la maleza allá abajo, en el meandro. Rápido se yergue para ver el cuerpo cimbreante de una mujer que frota su pelvis sobre otro tendido que retorciéndose aferra sus...
Subido el

EL ÚLTIMO CAFÉ

LEONOR RIVEROS HERRERA

... . Por debajo de la puerta y a través del amplio espacio del ventanal abierto, penetra el aire sutil de primavera. Jorge Luis delinea ilusiones: sus ojos se convierten en lente de lo imposible cuando se detienen en la lámpara colgada del techo mientras dibuja la escena...
Subido el

SU MEJOR SUEÑO

Féli Eguizábal Fernández

... estampada en vivos colores que iluminan la oscura noche. Una bóveda celestial cubierta de nubes ocultando las estrellas, es todo su techo. Espera pacientemente a que el tiempo cambie. Mientras, evoca sus sueños. Su amor está en plena efervescencia, creciendo, día a...
Subido el

Sombra angular

Alejandra Restrepo

... , sus inhalaciones eran fuertes, resonaban hasta el otro lado de la puerta. Al advertirlo giré mi cara, como si intentara reconocerlo a través de la puerta. Metí mi mano en el bolsillo del abrigo y saqué la llave de mi habitación, me instalé y percatándome del olor a...
Subido el

La historia se repite.

Nuria Yeste Espín

... algo ajada y molida por el tiempo, mientras piensa cuando fue la última vez que estuvo sentado ahí. Desde la cocina, le llega la alegre melodía de las cacerolas que hierven y el bullir del canturreo de la cocinera que tanto le hubo alegrado en el pasado. El viajero...
Subido el

Osadía

Isabel Chapela Lorenzo

... . Su mirada yace insípida y su aliento apesta a fracaso. Entre sus sienes dilucidamos un océano de dudas, de deudas, o puede que ambas. Sus facciones desmerecen su edad, así como su condición humana. Sus manos no hacen más que cerciorarnos de lo evidente: por qué...
Subido el

Terapia para una conquista

Edith Alejandra Montes González

... , frente al hombre que cobra 10 euros la hora y la obra de Rorschach evaluando el juicio de sus palabras. No es claro su estado mental. Los recuerdos de cañones impávidos, destellos que opacan al mismo sol y hombres que llevan consigo poca humanidad son el motivo de su...
Subido el

ENCUENTROS

AGUSTÍN BAYO RODRÍGUEZ

... , tampoco es que le importe demasiado piensa, mientras le da una calada al pitillo humeante, en lo que verdaderamente se fija es en el pequeño libro de la estantería, libro viejo, usado, lastrado, ajado, con esa melancolía de vivir la vida plenamente y saber que se...
Subido el

Futura expedición

Natalia Peña Guerrero

... , a juego con las cortinas situadas a su izquierda. Está exhausto, su última expedición ha resultado ser de las más arduas y espinosas que recuerda. Y eso que a lo largo de los años ha tenido que lidiar con diversos peligros y dificultades: atravesar las arenas...
Subido el

EL SANTO DE LA PAZ.

Cesia Morales Jofré

... , cubierto de jazmines, rosas y crisantemos, parece que ha muerto, pero en verdad descansa, porque solo los abatidos suelen descansar. Los que por allí pasan le miran boquiabiertos, extrañados ante tal visión, porque en el mundo no existe la paz, ni en sus mundos, por...
Subido el

El Viajero incansable

Yoana

... .Al finalizar el viaje se había quedado con muchas sensaciones agradables. Estaba seguro que la lección que le había dado la persona que menos se lo imaginaba le había hecho reaccionar sobre los errores que había cometido anteriormente y que tenía que reparar de la...
Subido el

El viaje de Santiago

María Rio Vázquez

... con una pipa en la mano tiene pensado ir de viaje con finalidad en Santiago de Compostela y aùn no ha salido de su casa decide ir a la cocina y coger la comida necesaria para el viaje después de una hora ya esta preparado para comenzar su viaje cuando esta cerrando la...
Subido el

El horizonte

Roberto Guillén Alonso

... . Una prolongada vibración anticipa la música desagradable y estridente que él no escogió como tono de llamada, pero que no sabe cambiar: “Soy Marcela. Necesito verte inmediatamente.” Es su voz de siempre, suplicante e imperativa a un tiempo. Cuelga sin decir nada....
Subido el

NALGAS PARA QUE OS QUIERO

David Juan Fustagueras Morán

... , que no para de llorar la desgracia de haber sido abandonada por unas posaderas que fueron inquietas un tiempo, pinchadas por las indiscretas agujas de pino unas veces, y pulidas por rocas de dientes metálicos las otras. Sintieron la tierra como hay que sentirla, caliente...
Subido el

FLORES MADURAS

PEDRO GÓMEZ SILVA

... . Viéndole a cierta distancia, parecería un pato descansando sobre un lecho de flores maduras. La fonda es vieja, como el tiempo, como todo lo que hay dentro: mesas, sillas, floreros, sillones. Y no digamos la dueña que, a fuerza de aguante, ha dejado de ver, oír y...
Subido el

LAS UBRES DE LA DISCORDIA

Miguel Ángel Gayo Sánchez

... salpicada de babas y eructos de anteriores reclusos. Para el que anduvo caminando por tierras y valles, esta falta de higiene le parecen minucias. Más bien el viajero se pregunta por las circunstancias que llevaron a que un mueble tan pintoresco acabase en un calabozo...
Subido el

Pathos

Yahann Eyeff Romero

... Aspira un aroma a tierra húmeda y una sensación de frío lo arropa. El viajero abre los ojos y sostiene unas orquídeas en su interior. Aquel es un lugar blanco, bello y luminoso. El viajero reconoce las olas a lo lejos. Solamente está él, y aquellas...
Subido el

Su Canción.

Sebastián Maximiliano Thomas Martinez

... , esperando el momento diario de escuchar el primer acorde para reconocer su canción, la que siempre sonaba estando al lado de su amada, si bien no fue la primera que escucho junto a ella, si fue la primera en la que sintió cómo su corazón bailaba en cada una de sus...
Subido el

Estuche de recuerdos.

María Auxiliadora Rodríguez Cantos

... , las paredes son de cristal para captar el sol. La mirada difuminada en las purpúreas siluetas del cielo. Pensó que la esencia de su vida era: ningún recuerdo. Los cuerpos tenían que borrar años enteros para impedir enloquecer de fastidio. Dispuesto a correr. Habré...
Subido el

ARABESCOS

Luis González Cascales

... , inmóvil, con los ojos cerrados y una mueca en los labios que bien podría ser una sonrisa. Llegó a la pensión ayer por la tarde, uno de agosto, como viene haciendo desde hace cuarenta años, cumpliendo una tradición que empezó cuando aún vivía su esposa. Don...
Subido el

Dos soledades

Pilar Galindo Salmerón

... No sabe que hace allí, ni quien es ella. Solo sabe que quiere quedarse. Cuando el viajero baja del tren, no parece haber llegado a un destino, sino a una resignación; varias capas de soledad le empañan la mirada; las punteras de sus zapatos están agrisadas, por el...
Subido el

El viajero

Rafael Granizo

... ... Desnudo, con un cigarrillo entre sus dedos nacarados por la nicotina, observando sin ver, el virtuosismo del hacer del humo. Subyugado a la satisfacción recibida e iracundo con su conciencia, contemplaba el áspero perfil de la realidad. Es el turno de ella, su mujer;...
Subido el

EL SECRETO

ALICIA ALGUACIL AGUDO

... ,con grandes flores de colores chillones, que parecían decirle: “quita de aquí tu corpulento cuerpo “. Pensamiento que le hacía sentirse inquieto a pesar de ser simples flores pintadas. No era la cretona ni su estridente estampado, su desasosiego lo ocasionaban el...
Subido el

NORTE Y SUR

PILAR AÑIBARRO AGUADO

... , suena el timbre y una camarera impecable aparece con un desayuno completo, huevos, alubias, bacón y bollería. Para acompañar una infusión, te verde y un zumo natural. Continúo escribiendo su diario y a la hora de comer apareció la gobernanta con un carrito...
Subido el

Ola de calor

Silvia Asensio García

... a flores. El dibujo de la tela es espantoso, se recrea mirando alrededor pensando en el mal gusto de la dueña. Parece que hace juego con la vestimenta de Natalie, la señora, que lo único que tiene de francés es el nombre. Su cara pintarrajeada recuerda mucho a esos...
Subido el

El viajero y la dama de sus sueños

Nensy Fernández Alonso

... con un dolor insoportable en el pecho, con la cabeza, en todos esos viajes, que llenaban su memoria, pero no lo saciaban del todo. Tenía ganas de más, de volver a encontrar lo que una vez tanto lo llenó, aquella razón de ojos verdes como esmeraldas, labios color...
Subido el

Suspiro de un largo viaje

Gonzalo Ezequiel Casares Diaz

... . Los colores de la tela parecen fundirse con el entorno mientras su alma deja escapar un profundo suspiro. El camino ha sido largo, y de este solo restan tímidas fotos que parecen posar sobre cuadros añejados. Mientras las sombrías imágenes se insinúan en sepia,...
Subido el

Carta de amor

Marisa Otero

... . Su foto está junto a la carta, y es de amor, desde luego, pero entre la caligrafía estudiada y las manchas diversas del papel, no puedo intuir más allá que unas pocas palabras. Se amarían mucho, naturalmente, un amor imposible, ¿por que no?, si era joven y...
Subido el

CON EL VIENTO DE NOVIEMBRE

Silvia López Ripoll

... . Estaba solo en el vagón. Se incorporó y corrió la cortina para mirar por la ventana. Un fuerte viento sacudía los árboles y levantaba las porquerías que volaban sin rumbo. En un día así, quién podía estar contento. Pero él lo estaba. Gabriel había salido de...
Subido el

El Hotel

Rosa García Cachán

... , o eso cree, nunca supo distinguir los tejidos. Con giros lentos, casi imperceptibles, mece una gran copa de coñac dejando que su aroma le transporte al paraíso de los deseos cumplidos. Siempre había soñado con hospedarse en un hotel como ese, de vetusto mobiliario y...
Subido el

Melacholia

Luis Collado Huertas

... . Otro compañero melancólico de fatigas. Cuando me senté a su lado, comprendí que habría de perderlos para siempre. Perdurar para mi recuerdo la veta lazurita empañando mis gafas. Olvidar Madrid, los desahucios, las protestas, el grave sentir colectivo; dejándolos...
Subido el

El pan nuestro de cada día

Lorenzo David Rubio Martínez

... . Así llamamos a mi padre desde que murió. Si nos preguntan por su paradero, decimos que se enamoró de una forastera y partió con ella. En realidad, nos da igual; hacemos como si aún estuviese vivo. Toda la familia tiene claro el protocolo a seguir de cada día. Mamá...
Subido el

AUSENTE Y LEJANO

ANA VIRGINIA FERMIN RODRIGUEZ

... , la presencia de tu cuerpo con lo lejano de tus pensamientos, estas y no estas sumergido en tu mundo inalcanzable en el momento, con la métrica de estos versos recordarte quisiera la miel de la compañía, ausencia pensativa cansada de toca a esperas de enfocar un...
Subido el

LA IRREMEDIABLE HUIDA

Begoña Sastre Calvillo

... . Estaba cansado,derrotado ,su viaje en realidad había sido una huida, una manera de escapar de todo su pasado, un pasado que solo le había traído dolor y que por fin había decidido dejar atrás , especialmente había conseguido alejarse de aquella mujer a la que amo y...
Subido el

El viajero de papel

Plácido Romero Sanjuán

... . Está terminando de escalar el Everest. Siente el frío, le falta el aire, está cansado. Sin embargo, el esfuerzo ha valido la pena: está a punto de coronar la cumbre más alta del planeta. Se toma un descanso. ¿Qué hará a continuación? Podría seguir hacia el...
Subido el

El último viaje

Candelaria Cereijo

... . Su respiración aletea sobre el aire a su alrededor. Dibuja patrones en el frío que ni siquiera son capaces de llamar la atención de su propio emisor. Su mente sigue llamándolo, produciendo ecos vacíos en las sinuosidades de sus pensamientos. Vuelve una y otra vez...
Subido el

Sala de espera

Antonio Tomás Moriel Fernández

... . El ruido de las ruedas de las maletas al pasar a su lado acompañaba cada minuto de la espera. Julián guardaba pacientemente sentado en una esquina de la sala de la estación. Con el paso de los minutos había agotado su paciencia. Miraba a su alrededor, inquieto y...
Subido el

Recuerdos rotos

Paloma Gandía Vicedo

... . Sabe que pronto sus males desaparecerán, piensa que, al finalizar ese largo trayecto, encontrará a su padre recibiéndolo con los brazos abiertos. Le echa de menos. Vagos recuerdos recorren su mente, imágenes selectas que le han llevado a recorrer el país en primera...
Subido el

La última partitura

Sonsoles Méndez Álvarez

... . Cuenta los segundos que quedan para recibir a su visita, siguiendo con la cabeza los movimientos de las agujas del reloj. Tic Tac. Se levanta de golpe y corre hacia el escritorio. Coge papel y pluma. Sólo escucha el tic tac, no presta atención al barullo de la pensión....
Subido el

¡Por fin!

Javier Gómez Fernández

... .El recepcionista, Antonio, no le quita ojo. Es la primera vez que un cliente del hotel se atreve con él. Y no está borracho, o por lo menos no lo aparenta. Mira que es feo e incómodo el aposento, no sé cómo se me ocurrió comprarlo cuando inauguraron esto. En la...
Subido el

RUMBO A SU INTERIOR

Pilar Uruñuela Aransay

... . Tiene una excelente posición para observar: arrugas en sus manos, marcas de los calcetines que no se ha quitado desde hace dos días, sus pies enormes, un agujero en su chaqueta, la colcha raída que se ha colocado por encima…se da cuenta, además, de que lleva dos...
Subido el

Un viaje guiado

David Usó Enrique

... . La noche ha transcurrido sin incidentes, pero él lanza varios suspiros al despertar de su letargo y se absorbe en sus pensamientos. De nuevo cierra los ojos para descargar su conciencia, trata de dormir, de buscar un refugio excéntrico en su mente, un cobertizo para...
Subido el

Atrapados

Izaskun Albéniz Álvarez de Eulate

... y dirige la voz hacia su izquierda, donde una jaula cromada pende de un enorme brazo metálico. Aclara levemente su voz y comienza a hablar con una cadencia pausada y grave al ave multicolor que, tras los barrotes, ladea levemente la cabeza y parece atender cada pequeño...
Subido el

NO PUEDO PARAR

Miguel Amilachwari B.

... ...una acumulada fatiga batalla con su cuerpo; èste resiste el maleficio de una ansiada vagancia, dizque merecida. Su mente,en cambio viaja, divaga por los recovecos de una agitada vida, plagada de anècdotas. Contados triunfos y sinsabores para regalar... De ...
Subido el

Maletas de piel de lágrima

Suso Xoxé Lois

... , una lágrima recorre temblorosa cada una de sus mejillas… Piensa en todos esos viajes, en todo ese tiempo, en que no ha servido de nada… Después de tanto viajar por las vidas de los demás confortando penas y miserias, no posee nada. Acerca sus manos hacia su...
Subido el

En el lugar y a la hora

Esther Cuesta de la Cal

... . Parece feliz en su descanso, y un hilillo fino le cae por la comisura del labio, que se tuerce en un esbozo de sonrisa. Una sombra alargada le observa y, “casi siente pena”, se dice. Pero la suerte está echada y el epicentro del terremoto se sitúa justo debajo de él.
Subido el

Libertad en la encrucijada

Lucía Diez González

... . Suspiraba y se revolvía inquieto. Miraba todo lo que pasaba a su alrededor, intentando pensar en su siguiente movimiento. Norte o sur. Este u oeste. Todos los caminos le incitaban y le aterraban a la vez. No tenía claro cuál era su destino, pero tampoco le preocupaba....
Subido el

Sueños de escarcha

Ana María Pérez

... . Contaba una a una, las gotas que caían sobre su rostro enfermo, sin poder evitar estremecerse a causa del frescor y el aroma de la hierbabuena. Del techo desmoronado colgaban salvajes lianas de hiedra que amenazaban con llegar al suelo y arraigar, a falta de un jardinero...
Subido el

Sueño de un viajero.

Angel García García

... , donde sueña,ávido de camino. En el trinar de los pájaros, que penetra por la ventana, la dulce melancolía de los pasos dados, y un sueño de fauna y flora que lo mecen en un nuevo camino.
Subido el

El timbre del final.

Carla Castiñeiras García

... . Acaba de llegar de un pueblecito de Polonia que se encuentra cerca de Aushwitz y, desde que ha ido a visitar el campo de concentración, no dejan de retumbarle en la cabeza los pasos de las millones de personas que allí murieron. Los imagina arrastrando los pies de forma...
Subido el

Un minuto de quietud

Olga Blázquez Sánchez

... . No es su medio ambiente y él lo sabe. Lleva las botas de ante recubiertas del barro del camino y el cuerpo empapado en sudor. Él no es autóctono de lugares tan elegantes y seguros. En realidad, él no es autóctono de ningún lugar. Su esencia es ser viajero, él sólo...
Subido el

De paso

Francisco J. Ruiz Urraca

... . Se cubre los ojos con el ala del sombrero, aunque ahora la sombra le divide el cuello como la hoja de una guillotina. La anfitriona aparece en la terraza con dos vasos largos. Los hielos golpean el vidrio. El abotargado visitante se despereza. Ella se sienta al borde de...
Subido el

Mldito tesoro

Laura Isabella Correa Rubio

... . Todavía no es plenamente consciente de cómo ha terminado allí. Simplemente observa el techo de aquella sala que parece reírse de él. Siempre amó descubrir lugares nuevos, llenos de increíbles sensaciones, dándole una vida que jamás le perteneció. ¿Qué pasó...
Subido el

VIAJERO DEL TIEMPO

Ignacio Cortina Revilla

... , contemplando el techo mientras se recupera del periplo. No sabe por qué ha aparecido en ese lugar en concreto (este detalle siempre se escapa al control del sistema), pero hasta ahora nunca ha habido nadie que llegara a sitios no compatibles –los que causarían la...
Subido el

La búsqueda de Ítaca

Jacobo Valcárcel Castro

... dormido, está soñando con viajes imposibles a través del mundo, imaginando bosques, playas, desiertos. Piensa en los grandes fracasos de las agujas del reloj. Piensa en Verne, Proust o en H. G. Wells. Piensa en los viajes a la Luna que aún no ha realizado o al centro...
Subido el

Por el camino de La Diabla

Ismael González Marcos

... , cómodamente observa a un hombre vetusto de barba nívea y figura flaca que camina hacia él. Su huesuda mano sujeta un bastón convertido en apéndice inanimado; es absoluta fragilidad, un vejestorio harapiento sobrado de abriles. — Viajero, no vaya usted por ese...
Subido el

¡Camaradas,no son omnipotentes las musarañas!

Filomena Andrade Soares

... . Llaman a la puerta y va a abrir.La novata cazadora de la Sociedad de Cazadores Novatos le pregunta si ha visto gamusinos,pues le han asegurado que aquí ani-dan:las cigüeñas en los campanarios,estos en los moteles.Le llama pánfila y cierra.Ella le grita que será...
Subido el

Miedo

Kristina Pavlyshyna

... . Su mente se mueve a cientos de kilómetros por hora, con los ojos fijos en el puro encendido que hay entre sus dedos. El humo envuelve la sala en un abrazo pálido. Debe ser más de medianoche. La noche le vuelve loco. Tal vez porque signifique oscuridad. La oscuridad...
Subido el

El Retorno

Saul Barajas Muñoz

... , EL ENCUENTRO Saul Barajas Muñoz ... , Cabizbajo por la ausencia, dé la moza de pelo rizado y dorado como el trigal… Reflexionaba!., aquellas truculentas vivencias, en su paso por las aldeas portuarias, Donde anclaba su viejo yate, que había heredado en su...
Subido el

El viaje de la vida

Juan Pablo Gómez Loaiza

... . Su pipa llena de humo la habitación y el tiempo no pasa entre sus paredes. Recuerdos y sueños se conjugan en una danza que solo altera su respiración entrecortada. Una vida, un trocito de humanidad, se está extinguiendo. El viajero está intranquilo, nervioso. Pierde...
Subido el

Última llamada

Lorena Mendoza Jimenez

... . Después de la sucesión de asientos incómodos le complace enormemente el confort de este último tren. Siempre se dijo que hay que dejar descansar a los muertos.
Subido el

El regreso

Flavio C. A. Colina

... , con el cansancio de los caminos pellizcándole las piernas. Respira con suavidad. El aire tiene un sabor a tiempo. Los sonidos que oye son únicamente los suyos. Sus ojos se pierden en una larga y profunda mirada al techo de la vieja habitación. Lo pintó hace muchos...
Subido el

Viaje en azul

Virtudes Teresa Carrion Salazar

... quedando dormido en el más misterioso silencio neuronal; sabe que en este instante la magia se asoma,marcando territorio, penetrando en lo prohibido. Es momento de ser águila y desde lo más alto reír de el mundo con pasión contemplativa. No hay cielo más azul. Todo...
Subido el

Con esos ojos.

Laura Gómez Navarro

... . Desde que apareció no se ha despegado de ella ni para dormir y ya que no parece una amenaza decido acercarme. Me gustaría preguntarle demasiadas cosas, pero tengo que conformarme con ofrecerle más café y sentarme al lado a la espera de que se dirija a mí. Noto que...
Subido el

EL VIAJE DE LA VIDA

Jorge Jarillo Bahón

... . - ¿Te gusta la chaise…? - Eso es un sofá forrado de lino. - ¿Por qué siempre quieres humillarme? - Eres un snob, poco brillante intelectualmente y con una alta autoestima injustificada para tanto que finges serlo. Te limitas a ir a la moda y a leer los libros...
Subido el

EL ÚLTIMO VIAJE.

BELÉN BALENCIAGA ERRO

... , los ojos abiertos mirando el techo del vagón como queriendo traspasarlo y poder ver más allá. Intenta no sucumbir al sueño que lo llevará al mismo tormento, ignorando el deambular del tren como quien no quiere llegar a su destino. Pasan y olvida cada una de las...
Subido el

Humo

Sabela Juncal Vidal

... a su parecer, donde el resto de la gente veía un asiento de skay, la falta de costumbre. Las manos cuarteadas, juntas, los puños cerrados, las uñas rotas, la respiración entrecortada, el tren en marcha, él soñando, el humo del tren cruzando el horizonte, los...
Subido el

UN EXTRAÑO COMPAÑERO

Nuria Perarnau

... justo en el chaflán de la salita de espera. Su mirada, clavada en el techo, es de absoluta indiferencia y pese al suave zarandeo de unas manos femeninas desconocidas, su rostro conserva el hieratismo inicial. Las voces comienzan a elevarse hasta convertirse en un...
Subido el

El viejo, la muchacha y el cometa

Ana Montiel Rebollo

... que había movido hasta el jardín para contemplar el firmamento. Ahora era ya un anciano de barba nívea, ojos cavernosos y torso hético. Su mente comienza a vagar por los mares del Universo de su vida. Vida que gastó buscando sin cesar un cometa y una mujer. Habían ya...
Subido el

Un cuento peligroso

Patricia Collazo González

... . Si no fuera por el hueco en su frente y el hilillo de sangre que desciende por la comisura de su boca, se diría que está dormido. Pero no es educado dormir en sitios públicos. Y sin duda nuestro viajero, es todo un caballero. Lo demuestran el brillo de sus zapatos, la...
Subido el

AMAPOLAS DESCOLORIDAS

Carmen Torres García

... , manchada de licor sabor manzana. Abre los ojos, una cortina de estrellas envuelve su pálido rostro. Sus pies empiezan a rozar con timidez la suave hierba de mayo, y desorientado camina por una vereda definida por amapolas descoloridas. Clava sus rodillas en el suelo...
Subido el

EL TIEMPO PASA

Margarita Quesada Ordeig

... . Los brazos cruzados sobre el pecho, las piernas estiradas. No respira, no habla, no siente... Quizá sueña. "¿Para esto te encontré?" me pregunto. "Eran tantas mis ansias." Los caminos recorridos tienen marcas ya borradas que no esperan ver sus pasos, el aire sopla...
Subido el

"Viaje a la carcel"

Francisco Juan Barata Bausach

... erminaba de leer a Cela, el de la Alcarria, en casa, no tenía una cosa de esas que decía el Nobel, solo mi viejo y querido sofá. Pronto iba a comenzar también mi viaje, pero no era glorioso, ni me iba a conducir a ningún premio. Tenía que presentarme al juzgado....
Subido el

Esto sí es vida

María de las Mercedes Azar

... y encontrada la deriva, a la cual se ha aferrado, exhausto, luego del naufragio. Cuando llegue a una isla, ya verá de arrojar una botella al mar con sus coordenadas. Por ahora, disfruta de ser un sibarita involuntario de la fastuosa primera clase del crucero, mientras...
Subido el

Un corazón para dos bailes

juana Mora Alés

... , sus pensamientos enredados en aquellas frases del romántico libro que tenía entre manos: Amor, pócima curadora de corazones y almas, secuestradora de cuerpos con luminosos días y noches de plata... magia. Pasión embriagadora del yo, cuerpo y espíritu en un baile de...
Subido el

El sueño de la libertad

Pablo Arbones Rodriguez

... . Comienza la jornada, abro los ojos con pereza. Al rato me levanté. Espero ver la misma imagen de siempre, el cuadro de la isla que tengo en mi habitación, pero vi la pared vacía, salí de la habitación corriendo y vi que no estaba en mi casa. Empecé a sudar y a...
Subido el

Viajes y negocios

Germán Bartizzaghi

... . El hotel es barato, pero decente. Está cómodo; ha cenado bien. Piensa, todavía puede pensar (la materia gris no se vende). ¿Cómo seguir? Aún restan Asia y Oceanía, demasiada tierra. Es cierto: sus largos cabellos, el riñón (inmejorable negocio con ese pobre renal...
Subido el

Pereza de un viajante

Néstor Quadri

... . Después de un sueño intranquilo en esa mañana lluviosa de primavera, mira hacia el techo de chapas de la habitación y deja volar su imaginación sin ganas de levantarse. Por las rendijas de la persiana se cuela un hilito de claridad, que ilumina en la mesa unos...
Subido el

¿Quién es ese?

Jesús López Trigo

... y la suavidad de aquella comodidad tejida con la ilustre marca del trabajo bien hecho le implicó la necesidad eterna de no volver a viajar en su vida. Siempre se había preguntado que había ido a buscar a todas partes, para acabar perdido en la nada de lo desconocido,...
Subido el

Tocado y hundido

Monse Vide Docampo

... , en su mano un cuaderno dónde relata sus locos viajes. Vacaciones al fin. Pongamos que hablo de Asia, la temperatura alta hacía que el sudor corriese por sus rojas mejillas. Le acompañaba un guía, de dudosa reputación. Queriendo probar una aventura. Qué desastre el...
Subido el

EL VIAJERO DEL ESPACIO

Benedicto Torres Caballer

... . “La semana pasada avanzó mucho al estar de acuerdo conmigo en que la Luna resultaría bastante incómoda. Es importante que sus pensamientos los enfoque hacia un lugar más… terrestre, considere que en Marte no podría venir a estas sesiones... Bien, puede...
Subido el

Camino

María José Andrade Campos

... que debe pesar tanto como él después de haber andado calles sin rumbo fijo durante tanto tiempo; el descanso se siente pesado por el entumecimiento muscular y la mente no puede sino intentar aligerarse tanto del cuerpo como del viaje recorrido, a duras penas, hasta que...
Subido el

El viajero del tiempo y la portera bruja

Tania Rubi Coria de la Cruz

... pensando en los tiempos dulces cuando veía el mundo sin esperar al tiempo desafiando a la muerte en ir a buscarle y encontrando una enseñanza en cada persona que se cruzaba por su camino. Ahora es algo viejo se dice y ya la muerte me sigue de puntillas en la habitación...
Subido el

Viaje en chaise-longue.

Juan Antonio Martínez Mayordomo

... . Mira a su alrededor y se descubre montado en un vagón de carga. Un traqueteo torpe y quejoso anuncia el inicio de la marcha. La mujer del viajero le muestra una taza de café olvidado. Él hace un gesto de promesa de regreso. La chaise-longe adquiere velocidad o se queda...
Subido el

Ni un pelo de tonto

Amadeu Isanta Vallmitjana

... . Observa que pierde cabello. Piensa que no es una alopecia galopante, la herencia genética le habla de una lentitud progresiva y desesperante, la preocupación inmediata entra en el cajón de lo relativo. Se le está vaciando considerablemente la coronilla, en cada...
Subido el

El aroma dulce de las jaras

LUIS OLIVEIRA GINER

... . Abre los ojos con las primeras luces de la mañana; de un gesto habitual se acomoda el pelo que deja crecer de un lado, disimulando a duras penas la calva. Al apoyar los pies sobre el entarimado de castaño, siente calor, y piensa que debería levantarse más temprano si...
Subido el

El fin

Sara Garcés Silva

... , el viaje a sido mas agotador de lo que esperaba y aquel refugio resultaba de lo mas acogedor. Las lámparas de cristal, los brocados y terciopelos parecía el lugar perfecto para descansar de aquel tórrido viaje del que había llegado. Parecía que en ese momento todo se...
Subido el

IDA Y VUELTA

Francisco Bautista Gutiérrez

... , aunque no creo que en las mismas condiciones que yo, que acabo de marcharme de casa, sudando porque hace calor en esta tarde tormentosa propia de estas tierras, cuando parece que no se puede respirar y se espera que el cielo se confunda con la tierra, con un libro en las...
Subido el

Resistencia

Laura Hernández

... . El asiento aporta un toque jocoso a la estancia, como si con cada una de las flores estampadas se burlase del resto de la casa. Una reminiscencia de lo que fueron tiempos mejores. Ahora, lo único que a él le importaba era sentarse una vez más allí. Por fin, había...
Subido el

Aitana

María Elena Gutiérrez Hernández

... , casi tan sucia como sus propios harapos. El periplo había llegado a su fin, en un centro comercial de corte modernista, en medio de una localidad de lo más rural. El cansancio invadió su cuerpo sin piedad, y quedó dormido, totalmente ajeno al ajetreo y el murmullo...
Subido el

ALGUNAS CONSIDERACIONES DEL VIAJERO ANTES DE MORIR.

María Emilia Domínguez

... . Va a morir y lo sabe. Lo que no sabe es si sentirá dolor y está asustado. Ahora le preocupa manchar de sangre el estampado de la chaise-longue. Después, querrá decir alguna frase ingeniosa y profunda, algo así como que la vida es un viaje y ese tipo de cosas. Pero...
Subido el

La llamaré Viana

José Manuel Gómez Vega

... próxima al ventanal de la habitación en la que sigue rememorando los detalles del robo. Debí preguntarle su nombre, se repite. Ella se había sentado enfrente. Le dijo que le gustaba su boina, y él había contestado que gracias, que a su edad sientan mejor que las...
Subido el

ALGO EN LO QUE PENSAR

MARIA JESUS ENRIQUEZ VILLAR

... , estampada y con un tacto muy agradable. El bienestar de su cuerpo abandonado en aquel horrible campo de flores imposibles, era también el único posible. No se sentía un viajero común, de esos que imaginaba se describirían en algunas novelas. Él estaba muy asustado....
Subido el

ADIÓS CAFÉ

Emigdio Díaz Portillo

... , es una noche fría, con deseos de tomarse un café, horas antes tenía mil pesos en su bolsillo, en Pereira Colombia, el equivalente a medio dólar, dos meses en ese país, buscando trabajo sin resultados, el dinero se lo había dado un amigo colombiano, que sabía su...
Subido el

Retorno a la Alcarria

José Ramón Serrano Jiménez

... escuchando el ruido del río verdinegro que tiene a pocos pasos de él. Se incorpora y mira con asombro la yerma paramera que tiene ante sus ojos. No recuerda cómo ha llegado hasta ahí, pues la desolación le destruyó la memoria. La última vez no estaba así. O eso...
Subido el

Hundimiento y venganza

José L. Bonilla Gil

... . Apenas puede abrir los ojos por la resaca. Es su primera vez en Las Vegas y la espiral de juego, vicio y alcohol le ha arrastrado hasta límites insospechados. Desde que perdió a su hija en aquel terrible accidente de moto, Cándido no ha parado de viajar. En tres años,...
Subido el

FIGURACIÓN

LOURDES A

... en una playa de Holanda. Wassily Kandinsky está jugando con los pinceles a atrapar los sueños del durmiente y, aunque parece que quiere desdibujar el rostro, aparecen dos planos bien diferenciados entre realidad y fantasía. Hay que ser un agudo observador para detectar...
Subido el

El viajero

María Isabel Gómez Rodríguez

... . No consigue abrir los ojos, la claridad pesa demasiado. Entonces se apoyaría sobre el lado derecho de su cuerpo, giraría, volvería a colocarse boca arriba otra vez. No, tampoco podría estar cómodo así. Suspira roncamente para su eterna soledad. Le tranquilizará...
Subido el

El extraño ser.

Sara González Iglesias

... en su asiento apareció un animal extraño. El viajero, confuso contempló atentamente a ese ser paranormal, cuyo aspecto no parecía del siglo XXI. intentó tocarlo con su temblorosa mano, pero a cada centímetro que se acercaba este ser retrocedía lentamente, con los...
Subido el

Te he de encontrar.

Blanca Selena Gonzalez Muñoz

... , con la boca entre abierta. Había estado buscándola durante más de un mes, recordaba el aroma de su perfume cuando corría por las costas de Napa, era casi tan fresco como la brisa del mar. Suspiro en sus sueños, tenia que encontrarla, hacia un mes había...
Subido el

El sendero que me lleva a ti

Daniel Alvaro Paz Velez

... pensando en todos los acontecimientos que estaban sucediendo meta, ahí se en su vida. La Alcarria era su encontraba la razón de su viaje: Ella. En el momento en el que se conocieron ambos sabían que su amor no tenía destinado un futuro. Aunque ambos se encontraban en...
Subido el

El viento en el columpio

María Nosmon

... ...aunque en realidad reposa sobre la hierba, al borde del acantilado. Con los ojos cerrados, disfruta obscenamente de las caricias del intenso sol y la brisa salada por todos los rincones de su cuerpo. Se oye a lo lejos, rítmicamente, cómo el viento se divierte en el...
Subido el

El estraño encuentro

Brais Fontan Dominguez

... . Era un cálildo día de verano. Yo, Eliot Campel, iba caminando cuando una luz dorada cruzó el cielo y como si de una historia se tratase se estrelló y fui a ver qué era. Se trataba de un meteorito, bueno, una especie de pelota rojiza... La cogí y desapareció, meses...
Subido el

Los viajantes siempre llegan tarde para la hora del amor

Giannina Carhuanambo Elera

... . Es el primer hombre joven que pasa en muchos años por la posada que llevo con mi padre anciano. No puede ganarme el pudor, no debo dejarme vencer por el miedo o la vergüenza, es la única oportunidad que tengo para sentirme mujer, luego de tantos años de viuda....
Subido el

520 mujeres

Sara Faro Lubiáns

... . Lee, suspira. Huele bien; a perfume. Él sabría asegurar a cual de las 520 mujeres a las que le había hecho el amor desde la muerte de la suya pertenecía. El amor. A todas. Sí, aunque suene a disparate. ``Entre el deseo y el arrepentimiento existe apenas un...
Subido el

TE ESPERARÉ

SONIA RUIZ NAVARRO

... . Sus ojos clavados en el techo apenas pueden mantenerse abiertos. “Agua”, piensa, y se incorpora lentamente, intentando sobreponerse a las intensas oleadas de nauseas que sacuden su debilitado cuerpo. La niña sigue ahí. No dice nada. Sólo lo mira. Desde el...
Subido el

HE HAÍ LA CUESTIÓN

Miguel Álvarez Ocampo

... tras su largo viaje a casa de su abuela, él, sudando, bebe Coca-cola mientras ve la televisión, piensa, con las manos sobre su panza enorme, como es que su abuela viva encima de su piso.
Subido el

VIAJE SEDENTARIO

JOSÉ ANTONIO MARTÍN VIÑAS

... . Desde ella el nuevo viajero se sabe dueño del mundo, un mundo que se abre y se cierra a su antojo. El nuevo viajero no necesita mochila, porque sus recursos están sujetos por hilos invisibles. La hojarasca del sendero ya no cruje bajo sus pies, porque ha decidido dar...
Subido el

Ella lo llamó madurez.

Willy J Fuentes Pérez

... , la miró y se limitó a decirle lo que sentía; Cambia, todo cambia, y no hablo del gran cambio, pues ese hace años lo supimos inevitable... hablo del pequeño, son minucias, que pasan desapercibidas si no miras con astucia, simplemente y en un momento, al volver la...
Subido el

La decisión

MARIA JOSEFA ROCA GARCÍA

... . A su lado la mujer. Desnuda, plena. Tras el cristal, la inmensidad ondulada, coloreada de rojos, ocres y amarillos. El verde oscuro de los pinos es un paréntesis de realismo entre tanta psicodelia. El viajero ha venido de visita, como tantas veces. Su presencia, tan...
Subido el

ALMA COBARDE.

Raquel Martínez Vidal

... . Han pasado muchos años desde que decidió irse lejos de esa casa para encontrar su alma, la cual perdió el día en el que sus manos se impregnaron de la sangre de su mujer. El piano que años antes había tocado se encontraba ante él. Ansioso por comprobar si el...
Subido el

UN VIAJE DESCONOCIDO

PABLO MARTÍN ZAZO

... . Permanece pensativo, ya que con el traqueteo del tren le resulta imposible conciliar el sueño. El hombre piensa en la razón de haber emprendido aquel viaje tan emocionante. Entonces intenta escribir, pero sus bostezos, compuestos de sinfonías de vocales, impiden la...
Subido el

Diario de un maestro chapín

Fredy Enrique Zuñiga Peña

... En un pequeño salón de clases, de una ciudad llamada “Muy noble y muy Leal”, un maestro debe guiar a un grupo de alumnos por un camino lleno de espinas, un camino donde encontrarán desiertos en el que solo habrá arena, camino de muchos montes y senderos para...
Subido el

Merecido descanso

Juan Betancourt Sansirena

... . Parece consumido. Se ve pálido, a pesar del profuso colorido estampado en las telas del mueble y de su vestuario, como si fuera una momia que hubiera estado por siglos descansando en esa tumbona. Yo, como supuesto ser superior -digamos que soy un Júpiter en fase...
Subido el

LIBRE

MARIAM PUENTE CASTAÑON

... . Se pregunta en qué momento comenzó todo pero su respuesta sigue perdida en algún rincón de su golpeada mente. Sólo sus recuerdos son sus sueños, nada ya su vida. En la turbiedad de la estancia, sobre una vieja cama corrompida, se regala una efímera calma, por...
Subido el

TIEMPO PARA LAS MARGARITAS

FLOR DE LIS

... . La pensión donde se encontraba era un tanto rocambolesca para un sitio tan rural y esquivo. La regentaban una madre y una hija, pero esta se había cansado hace tiempo de la vida con su madre y esa misma mañana le dijo que se marchaba. No le importaba la presencia del...
Subido el

"El súcubo solidario"

Carmen Bragado Souto

... brillante. – Todos somos peregrinos en esta orilla- le susurra, casi acaricia, como en un relamido, Naomi, la nueva, la de las piernas zanco y los ojos pozo-. Estás herido y yo te curaré; el camino se retuerce infinito, te entiendo; solo a los elegidos les está...
Subido el

Retazos de un viajero incierto

SERGIO PERALES TOBAJAS

... . Los infinitos, amorfos, minúsculos y desparramados trozos seguían ahí. Tenía miedo a recomponerse y continuar el viaje.
Subido el

Despertares

Javier Blanco Vargas

... . A su despertar le acompaña un funeral en la cabeza; empapado en sudor tantea hasta encontrar el vaso de agua que cuidadosamente dejó preparado la noche anterior. Harapiento y náufrago, lo bebe con avidez para después adoptar de nuevo la posición horizontal. Es...